• |
  • |

La semana pasada comenté acerca de cómo para algunas personas tener un compañero de entrenamiento o un grupo de entrenamiento haría maravillas en su progreso hacia sus metas relacionadas con el fitness. Entrenar puede ser difícil por sí solo y en muchas ocasiones tenemos que empujarnos para ir al gimnasio. Esa persona estaría ahí para apoyarte y empujarte a que nunca te detengas y lo único que pide a cambio es que tú hagas lo mismo. No siempre es tan sencillo, hay personas que pueden hacerte más mal que bien o en ocasiones hasta tú mismo puedes llegar a ser el problema. Por eso hay que tener cuidado al escoger, para poder tener éxito. Te comparto tres consejos en la búsqueda de la pareja o un grupo ideal que te permita alcanzar tus metas.

Consistencia

Necesitas entrenar con personas que van a tener la disciplina para poder reunirse las veces que acuerden.

Puntualidad

Lo más importante que una persona tiene, además de su salud, es su tiempo. Debes buscar personas que tengan un horario similar al tuyo, tener una hora establecida en sus agendas les permitirá tener más éxito.

Reto

Es importante entrenar con una persona que te va a servir de motivación. Algo que detiene a muchas personas es que buscan a alguien que ande en capacidades similares. Este es un factor importante, pero yo creo que mientras las personas puedan empujarse entre sí dentro de las capacidades de cada uno, los entrenamientos se vuelven más entretenidos.