•  |
  •  |

En esta edición te daremos a conocer los cuatro trucos claves para que controles el hambre constante. Comer entre comidas ayuda a que aumentes tu peso, así que sigue estos consejitos y verás los grandes resultados.

 

1. Duerme lo suficiente

Está demostrado que la falta de sueño incrementa el deseo de comer comida basura, rica en grasa azúcares y carbohidratos procesados. Un estudio de la Universidad de Chicago comprobó que si duermes 4.5 horas en lugar de 8.5 te levantarás más hambriento, especialmente si te despiertas en las primeras horas de la tarde. Dormir puede ser tan importante para perder el peso como para practicar ejercicio físico.

 

2. Bebe más agua

Beber agua te ayuda a controlar el apetito. Según un estudio, las personas que beben alrededor de siete vasos de agua diarios comen cerca de 200 calorías menos diarias, que aquellos que solo beben un vaso de agua. Otra investigación asegura que los adultos que beben dos vasos de agua antes de las comidas ingresan entre 75 y 90 calorías menos.

 

3. Organiza tus comidas

El cuerpo ama las rutinas. Así que dale una agenda organizada de comidas diarias siempre a las mismas horas. Además de los horarios, intenta ser consistente con el tamaño de las raciones. Come siempre cantidades similares.

 

4. Controla el estrés

A muchas personas, el estrés y la ansiedad los hace perder el control de la comida y darse atracones frente a la refrigeradora. Hasta que no encuentran un modo efectivo de reducir el estrés no pueden dejar de comer por razones emocionales.