•  |
  •  |

Lo que para muchos es una moda, para la cultura oriental ha sido una tradición milenaria, que les ha permitido desarrollar múltiples variedades de té y exportar su tradición al mundo.

Esta bebida es una infusión de hojas y brotes de la planta del té (‘Camellia Sinensis’) originaria de China. De esta planta se extraen diferentes tipos de tisanas que, según la edad de la hoja, dan nombre a los productos que encontramos en el mercado: té negro, té verde, té rojo, té blanco, entre otros.

El té negro es uno de los más populares y es un producto muy procesado y fuertemente condimentado. El té blanco se obtiene de los brotes nuevos del arbusto que no se han oxidado. El verde es el té favorito de los asiáticos; se llama así porque las hojas se secan y se fragmentan rápidamente luego de ser recogidas. Y el té rojo, es el que puede llevar un proceso de fermentación, que va desde los dos hasta los 60 años.

En Latinoamérica también se consumen otros tipos de té, como los herbales, que son infusiones de frutas o hierbas. Entre ellos están el mate, la manzanilla y el té de tilo.

¿Qué aporta el té?

Según Ana Cristina Gutiérrez, asesora nutricional de Herbalife, además del sabor y el gusto, usted elige el té por los nutrientes que contiene. Debe saber que esta bebida le proveerá cafeína, sales minerales como el sodio, potasio y níquel. Además, contiene hierro, cobre, silicio, aluminio, magnesio, fósforo y calcio, aunque en porciones menores.

La popularidad de esta infusión se debe a que tradicionalmente se le atribuyen muchas propiedades. Según la Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, algunas de sus propiedades son:

• Té verde se le atribuyen efectos antioxidantes, diuréticos y se le considera regulador de las actividades del intestino.

• Té rojo se asocia con beneficios diuréticos y con la disminución de los niveles de grasa y colesterol, aunque para ello debe consumirse una cantidad suficiente.

• Té negro es reconocido por sus efectos antioxidantes y su aporte de flúor.

• Té blanco posee beneficios antioxidantes y ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

 

La experta en nutrición detalló que el té –además de ser una bebida agradable– tiene otras propiedades. Por tanto, ya tiene una excusa más para disfrutar de una buena taza de té, sin importar la hora del día.

Gutierrez explicó que es importante consultar con su médico o con su nutricionista antes de comenzar cualquier programa de ejercicios o cambios en su dieta, pues los resultados serán más positivos.

 

SI Es positivo para la salud tomar té, ya sea rojo, verde o negro.

 

NO Se debe comenzar un programa de dieta sin consultar a un experto.

 

El té rojo se asocia con beneficios diuréticos y con la disminución de los niveles de grasa y colesterol, aunque para ello debe consumirse una cantidad suficiente.