•  |
  •  |

Tras la sonrisa del doctor Jaime Zúñiga se esconden cientos de horas de desvelo, primero en bibliotecas y aulas, ya que tuvo que estudiar como nunca para lograr graduarse de médico en un país donde ni siquiera sabía hablar el idioma, luego en las salas de cuidados intensivos, de hospitales materno infantiles para sacar su especialidad en pediatría.

Pero además, tenía el sueño rezagado de largas noches de vigilia en las trincheras de combate, ya que él formó parte del combativo batallón estudiantil 30-62 a inicios de la década de los años 80.

Todo indicaba que Jaime Zúñiga se iba abrir paso en la vida a punta de zapatillazos, pues desde muy joven ya se destacaba en las canchas de fútbol, a tal grado que a los 14 años ingresó a la primera división jugando con uno de los fuertes equipos de la capital, Los Búfalos del Boer y a los 17 años fue llamado a la selección nacional para representar a Nicaragua en los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en Guatemala.

La oportunidad de estudios superiores le llegó a Jaime Antonio con el triunfo de la revolución sandinista, el 19 de Julio de 1979. Después de participar en la Cruzada Nacional de Alfabetización y desmovilizarse del Batallón 3062, optó por una beca para ir a estudiar medicina en la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, en una ciudad llamada Krasnodar, donde tuvo que aprender el idioma ruso durante la preparatoria y luego pegarse las grandes desveladas estudiando desde las 7 de la mañana hasta entrada la medianoche.

Durante los 7 años que estuvo en Rusia, Jaime se las tuvo que ingeniar para soportar la nostalgia de la familia y la patria; y cuando al fin regresó en 1990, después de la derrota electoral de FSLN, las cosas en el país habían cambiado radicalmente, principalmente el gobierno y nadie velaba por los exestudiantes nicas en el extranjero.

Sin embargo, con tesón logró un puesto en el Minsa, donde en poco tiempo se convirtió en líder de unos de los sindicatos de trabajadores de la salud más fuertes de Managua, hasta que en el año 2000 tomó la decisión de definirse, o seguía como médico general y sindicalista o continuaba sus estudios de especialización en pediatría, y optó por esta última.

¿Dr. Zúñiga, siempre le gustó la pediatría?

La verdad es que siempre me gustó trabajar con los niños, tenía esa inclinación. Me llevo muy bien con mis pacientes, converso con ellos, trato de agradarles y siempre logro conquistarlos para que no lloren a la hora de la consulta.

¿Recuerda algún caso muy difícil?

Un caso muy particular fue el de un bebé que tuvimos hospitalizado en el servicio de cuidados intensivos del Hospital Bautista, de una cesárea que se realizó de emergencia. El niño a las 12 horas se puso mal, grave y séptico, tuvimos que ponerlo en ventilador, nos hizo enterocolitis necrotizante, infección intestinal, hipertensión pulmonar, fue valorado por el cardiólogo, y una neonatóloga.

Todo mundo decía que ese pacientito no iba a sobrevivir. Pero se hizo un plus esfuerzo para salvarle la vida, y recuerdo que el padre, muy amable, pero muy preocupado, me pasaba trayendo diario para que fuera a ver su bebé, íbamos en la madrugada, en la mañana, a media noche, no había hora, hasta que logramos sacarlo del ventilador, liberarlo de la infección y felizmente ahora anda caminando tranquilo.

¿Es cierto que cuando nacen los niños les dan una cachetada?

-Cuando nosotros recibimos un bebé es cierto que hay que estimularlo, el niño a veces nace con un llanto, pero hay niños que hay que estimularlos, lo recomendado es secarlo, y después darle una palmadita en la parte de los pies para que reaccione, le agarramos los piececitos o le sobamos la parte de la espalda, pero no existe la cachetada, eso es un mito.

¿A qué edad se debe traer a consulta por primera vez a un bebé?

Lo mejor es traerlo a partir del séptimo día de vida, y aquí nosotros les llevamos periódicamente sus controles.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes que padecen los recién nacidos?

Hay niños que nacen muy complicados de salud, lo más común es la asepsia neonatal, otros que cuando nacen, su pulmón no está maduro, además, tenemos niños con síndrome de estrés respiratorio, con infecciones de vías urinarias y respiratorias, neumonías, infección del sistema nervioso central y otras.

¿Si nacen desnutridos, se les puede dar vitaminas?

Hoy en día contamos con muchos medicamentos que nos ayudan a aumentar el peso del bebé, todavía en estado intrauterino y también cuando nacen bajos de peso, pero siempre le decimos a la madre que lo que nunca debe faltar, es la leche materna.

¿Es malo darles chupete y biberón a los niños?

Nosotros recomendamos exclusivamente la leche materna, porque los biberones y consoladores permiten que los bebes adquieran algunas infecciones y lo mejor es lo natural, la leche de la madre, porque esta ya viene preparada, tiene todos los nutrientes que permiten que el niño crezca y se desarrolle normal.

¿A qué edad se le puede dar comida al bebé?

Por consenso, expertos en gastroenterología, recomiendan que no sea ni antes de los cuatro meses ni después de los seis meses de vida, con el objetivo de disminuir los procesos alérgicos y para que el niño aprenda a deglutir.

¿Cada cuánto tiempo debe darle el pecho la madre al bebé?

Normalmente se dice que a libre demanda, pero algunos gastroenterólogos aconsejan tener en cuenta el vaciamiento gástrico del bebé y el vaciamiento gástrico de un recién nacido es de tres horas, por eso cada tres horas, la madre debe darle el pecho al niño.

¿Para usted cuál es la meta más satisfactoria que ha cumplido?

Personalmente me siento muy bien con mi familia, quiero mucho a mi esposa y a mis hijos los apoyo mucho para que ellos nos superen; en lo académico he alcanzado las metas que me he propuesto y siempre he estado al servicio de la población, y yo sigo siendo la misma persona de siempre. Le doy gracias a Dios por todo eso.

¿Qué es lo que realmente le encanta de la vida?

En los momentos libres, el fútbol. Con ver un partido de fútbol yo estoy realizado. Me gusta el Barsa, es mi equipo favorito.

¿Cómo renueva sus energías cada semana?

Voy a ser sincero, yo no descanso, me levanto a las 6 de la mañana, voy a dejar mi hija al colegio, a las siete estoy en el trabajo y regreso a mi casa a las 8 de la noche. Los sábados atiendo en la mañana y si hay pacientes en la tarde vengo a mi clínica y también, si tengo pacientes hospitalizados, allá voy, los domingos si me llaman, aquí estoy atendiendo, la verdad, yo no tengo día ni noche, toda mi vida se la dedico a la profesión.

¿Qué tiempo le dedica a la familia?

Los domingos, cuando me llaman yo les digo a mis pacientes vengan en la mañana, porque en la tarde yo salgo con mi familia, me gusta mucho el mar, soy de San Juan del Sur y cuando me monto en una lancha me siento realizado.

 

Un médico entregado

Jaime Antonio Zúñiga Traña

nacido el: 23 de Agosto de 1963, San Juan del Sur, Rivas.

PROFESIÓN: Pediatra.

 

Graduado médico general: Universidad de medicina del Ejército Rojo del Kuban, Krasnodar, Rusia. Graduado especialidad en pediatría: Hospital Fernando Vélez Paíz y La Mascota, Managua, Nicaragua. Para el doctor Zúñiga la carrera de medicina es de sacrificios y entrega… “no hay sábado, no hay domingo, ni lunes; cuando el paciente nos necesita ahí tiene que estar uno y responderle el teléfono, eso es humanista; es algo que sabemos cuándo empieza, pero no sabemos cuándo va a terminar.