•  |
  •  |

Salir de paseo al parque con tu hijo recién nacido tiene varios propósitos, entre los que destacan: que el bebé tome aire fresco, hacer ejercicios para recuperar tu figura y socializar. Para evitar que el paseo sea desagradable y que tanto tu recién nacido como vos estén cómodos, necesitás un coche versátil. Hoy te brindamos algunos consejos de algunos expertos, para que tengás el cochecito ideal.

 

La seguridad es lo primero: para muchas mamás, el look del coche es lo más importante, pero no debe ser así. Lo primero sobre todas las cosas es que sea seguro. Existen coches con tres puntos de arneses que son satisfactorios para el uso ocasional, pero los más seguros son los de cinco puntos.

 

Investiga antes de comprar: aprovechate del internet y mirá los fabricantes de coches. Es importante que te asegurés de que el coche sea del tamaño apropiado para la edad, estatura y el peso del bebé. La mayoría de los fabricantes poseen en su sitio web todos los coches disponibles y con sus respectivas especificaciones de peso, tamaño, y el cumplimiento de los requisitos de seguridad.

 

Nunca comprés un coche sin probarlo: si tu bebé ya nació, montalo en él y mirá si esta cómodo. Algunos coches tienen asas que se pueden ajustar a la estatura de cualquier persona. Esto es excelente, sobre todo si los padres poseen estaturas diferentes. Asegurate de que el coche tenga un buen radio de acción; es muy incómodo adelantar y retroceder varias veces para dar una curva cerrada. Mirá cómo son los frenos del coche, frenalo y tratá de empujarlo; acá debés ser capaz de arrastrar el coche, pero las ruedas no se deben mover ni siquiera un poquito.

 

Medir el coche: tanto abierto como cerrado. Y asegurate de que quepa y lo podás meter cómodamente en tu carro.

 

Evitá los coches con muchas piezas de plástico: acordate que las partes de metal ofrecerán una mayor vida útil. Muchos fabricantes ofrecen coches con opciones extras como portavasos, sombrillas, accesorios de lluvia y cestas de almacenamiento. No comprés lo que no necesitás, ya que estas te harán el coche más pesado y subirá su costo.

 

Para finalizar, la búsqueda del coche ideal para tu bebé se traduce a una inversión prudente. Porque es lo mismo cuando querés comprar un nuevo carro familiar: buscás algo adecuado y seguro para ellos. Con el coche actuás de la misma manera, debés tomar en cuenta el precio, la importancia de la calidad y lo que afecta a la seguridad del bebé.

El coche debe ser flexible para guardar en cualquier lugar y seguro para el bebé.