• |
  • |

Quería ser piloto de aerolíneas, pero por su baja estatura no fue admitida en la escuela de aviación. Cuando buscó otra alternativa profesional, se convirtió en médico general naturo-ortopático.

Maura Flores fue una de las primeras egresadas de la carrera de medicina natural. Esta era una rama médica poco conocida en la década de los años noventa en Nicaragua, a tal punto que ni el Minsa le daba credibilidad al inicio; no obstante, con el tiempo se ganó el reconocimiento institucional y se convirtió en una alternativa a la medicina convencional.

Maura Adelia Flores Calero nació en Posoltega, el 29 de junio de 1966. Estudió medicina natural en la Universidad Popular de Nicaragua (Uponic), una carrera que le llevó casi diez años de estudios para graduarse y lograr tener su número de código del Minsa para ejercer legalmente.

Durante los extensos estudios, Flores Calero llevó todas las clases de medicina general y las clases propias de la carrera de medicina natural, haciendo turnos en los hospitales --igual que cualquier estudiante de medicina convencional-- y llevando varias asignaturas: acupuntura, quiropraxia, iriología, fitoterapia y otras. Flores Calero se graduó en el año 2000.

Cuéntenos, ¿cuál es el perfil de su carrera?

En primer lugar, es hacer medicina preventiva. Evitar que la enfermedad prospere y que se vuelva crónica, es tener el cuerpo saludable a través de muchas armas que tiene la medicina natural.

¿Qué casos atiende en su clínica?

Aquí vienen personas con alto nivel de estrés, enfermedades crónicas y virales, luxaciones, zafaduras, hernia de disco, artritis, osteoporosis, insuficiencias renales, hígado graso, hepatitis, cirrosis y cánceres de todo tipo. Niños con enuresis, síndrome de hiperactividad, desnutrición, gastrointestinales, respiratorios, entre otras.

¿En casos de cáncer, la gente se cura o solo les ayuda a mantenerse?

A mis pacientes con cáncer les explico que sí hay curación, pero si han sido tratados con quimio y radioterapia el tratamiento se hace más largo, con menos expectativas de curación. En cambio, las expectativas y la calidad de vida son mayores para personas que nunca han recibido radiaciones.

¿Qué le es más difícil, perdonar o pedir perdón?

Las dos cosas son difíciles. Yo ya he estado en las dos y ambas son difíciles, pero cuando uno lo hace es porque está convencido de lo que hizo o lo que le hicieron.

¿Qué cosa usted jamás perdonaría?

Lo que yo no perdono son las traiciones, las deslealtades. Un traidor no es de fiar nunca.

¿A qué le tiene usted miedo?

Generalmente no le tengo miedo a nada, pero un día hice una frase y decía que no le tuviéramos miedo a las herencias (de enfermedades), sino a las malas costumbres.

¿Qué personaje de la historia le despierta admiración?

Mahatma Gandhi, también Juan Ramón Jiménez, que escribió uno de los libros más lindos, “Platero y Yo”, que acaba de cumplir 100 años de haber sido escrito. Otro, aunque alguna gente lo vea malo, es Napoleón Bonaparte, que tuvo sus defectos, causó una guerra, pero siempre se animaba y tiraba para adelante.

¿Qué piensa de Dios?

Dios está en todas partes, somos nosotros mismos. Es por eso que en cualquier mala situación que se nos presente, siempre esta él presente, porque siempre existe gente buena, que auxilia en cualquier momento o por lo menos le da palabras de ánimo.

7 años mantuvo la doctora Maura Flores en radio Sandino su programa “Secretos de la Naturaleza”.