•  |
  •  |

Al vestirnos o al arreglarnos todos los días, generalmente tendemos a necesitar de un espejo para sentirnos seguros con nuestros atuendos o apariencia. Sin embargo, muy pocas personas utilizan o aprovechan este “instrumento” como ejercicio para levantar su autoestima.

Y cabe preguntarse, ¿cuál es el primer pensamiento que cruza por tu cabeza cuando te miras en el espejo? Es común que al observarnos al espejo notemos primero aquellos defectos de nuestro rostro o cuerpo que nos disgustan; por lo que no es extraño que nosotros mismos seamos nuestros peores críticos. Las personas viven lamentándose por ejemplo, si se vieron la nariz muy grande o los labios muy delgados, o si notaron que les había salido una espinilla nueva. En fin, todo gira en cuestión a inconformidades físicas que al final, resulta ser un problema de aceptación relacionado con la baja autoestima.

Baja autoestima

Lo cierto es que sufrir de una autoestima baja puede llegar a afectar diferentes aspectos de tu vida. Puesto que, si como persona no te sientes lo suficientemente valiosa, puedes llegar a experimentar dificultades en tu profesión y tu trabajo, en tu relación de pareja, en la crianza de tus hijos, la interacción social y hasta problemas de imagen corporal.

Ejercicios

Cuesta creer que existan hábitos sencillos y recomendados para mantener una autoestima alta o a un nivel promedio; por ello, te invitamos a que tomes tu espejo y realices algunos ejercicios con él.

Escoge un momento del día en el cual tengas privacidad y párate de frente al espejo. Es un momento para mirarte directamente a los ojos en el espejo, primero en silencio y después, procede a repetir frases que todos necesitamos escuchar.

Ahora bien, si estás teniendo problemas con tu imagen corporal, repítete a ti mismo que eres atractivo o atractiva, que no debes prestar atención a los comentarios negativos. Si estás teniendo problemas en el trabajo, háblate a ti mismo, diciendo que eres capaz, que tienes la capacidad de tener éxito en tu profesión. Si estás teniendo problemas en tus relaciones interpersonales, también repítete a ti mismo que aunque todos cometemos errores, eres una persona capaz de perdonar a otros así como de perdonarse a sí misma.

Trata de hacer este ejercicio, verás que a veces lo que se necesita para empezar a valorarse más a uno mismo, es tomar pasos consistentes y crear hábitos que nos ayuden a apreciarnos más como personas.

2 minutos basta para practicar este ejercicio todas las mañanas.

5 declaraciones positivas puedes escribir para mejorar algo de ti.