•  |
  •  |

A pesar de que el tirante ruso tiene muchos años, son pocas las personas que conocen sobre los beneficios que brinda esta fantástica herramienta de entrenamiento que estimula el desarrollo de la potencia y de la mejora muscular.

El tirante ruso, también conocido como “tirante musculador” fue desarrollado en la antigua URSS para el entrenamiento de atletas. Actualmente, numerosos equipos la utilizan para medir el alto rendimiento de sus jugadores en el desarrollo de planes preventivos.

Tirante vs. SQUAT

Se conoce que hoy en día la sentadilla (SQUAT) es el ejercicio por excelencia entre los profesionales del fitness, un movimiento obligado en cualquier programa de entrenamiento para la mejora de la fuerza y el rendimiento. Sin embargo, una de las ventajas que tiene el tirante frente a la sentadilla, es que el SQUAT es un ejercicio que requiere de un conocimiento exquisito de la técnica para obtener buenos resultados; mientras que el tirante apenas requiere de una técnica, debido a que no existe una carga sobre la zona lumbar que provoque alteraciones en las diferentes partes del movimiento.

Ventajas

El tirante es de fácil transporte, por lo que resulta ser una herramienta que nos permite trabajar en cualquier parte, además es ideal para el entrenamiento al aire libre y solo se necesita de una base donde colocarlo, que perfectamente puede ser un árbol o cualquier objeto que permita rodearlo y que tenga una mínima resistencia.

La técnica

El tirante es un cinturón que se ancla a la pared o espaldera, permitiendo de esta forma realizar trabajos estáticos y dinámicos de fuerza. Este magnífico instrumento de entrenamiento moderno ayuda a entrenar la fuerza, la potencia o la hipertrofia. Para su procedimiento, debes colocar el tirante sobre una base, luego solo tienes que aumentar la carga, variando el peso o aumentar la misma, variando los métodos, los ángulos o la ejecución de los mismos.

Los ejercicios deben realizarse entre 1 y 3 veces a la semana en días alternos; lo ideal es trabajar los grupos por día, por lo que pueden dividir cuádriceps e isquiotibiales un día y el segundo día glúteos y lumbares.

15 repeticiones rápidas de un ejercicio trabajan la potencia muscular.

20 segundos hay que permanecer en posición de sentadilla.