•  |
  •  |

A través de los años, las mamás y las abuelas han sido las mejores consejeras en los temas de la salud, pero es muy claro que sus conocimientos centenarios y heredados de generación en generación, muchas veces no están en lo cierto. Y así es como surgen ciertas creencias en la salud, mitos que se propagan entre las personas, de forma que terminan haciendo caso omiso de ellos.

Por ahí dicen que comer sandía que ha sido cortada horas antes es peligroso; porque una vez cortada, la sandía produce cianuro y otros manifiestan que al ser una fruta fría puede causar un shock en el estómago por un cambio brusco en la temperatura. Sin embargo, ninguno de estos mitos tiene fundamentos científicos. Según el chef Oscar Villamizar, la sandía se descompone después de 24 horas de haberla cortado, entonces no hay riesgo de consumirla si esto fue horas antes. Además, si nota que su color es raro o tiene olor rancio, por ningún motivo se debe consumir.

Si ha escuchado “no es bueno cocinar en microondas”, esto es una creencia falsa. De acuerdo con el chef Oscar Villamizar, aunque una de las críticas a este aparato es que los alimentos pierden sus propiedades, la verdad es que cualquier proceso de calentar la comida, ya sea de esta manera o con fuego, produce el mismo efecto. No obstante, ambos procesos también ayudan a eliminar bacterias y microorganismos perjudiciales para la salud.

Por otro lado, sí es nocivo contener los estornudos. El hecho de aguantarse un estornudo puede conllevar a sufrir una fractura en el cartílago nasal, hemorragia o una lesión auditiva y esto ocurre, porque al evitarlo, hay un aumento repentino de presión en los oídos, en los senos nasales y frontales; el aire que se supone debía salir, se queda adentro. Por el contrario, tragarse los chicles no le traerá mayores problemas al cuerpo, pues los chicles están hechos de goma base, glicerina, aceite vegetales, preservativos y colorantes; que son componentes que se digieren con facilidad.

24 horas después de haber sido cortada la sandía se descompone.