•  |
  •  |

Desde que era niña, Mabel jugaba a ser doctora y a veces usaba una jeringa para aplicarle inyecciones a sus muñecas, por eso cuando se bachilleró, ya estaba clara que esa era su vocación profesional.

Mabel proviene de un pueblito de la cuenca sureste del Gran Lago de Nicaragua, San Miguelito. Para lograr su sueño tuvo que abandonar la tranquilidad de su terruño y trasladarse a Granada a estudiar su secundaria, para después, por 5 años, viajar colgada de los destartalados buses que diario la dejaban en Camino de Oriente, donde abordaba la ruta 117 que la llevaba a la UNAN-Managua, en la que cursó la carrera de Medicina general.

Después de su servicio social, que lo hizo en su pueblo natal, Mabel regresó a Managua donde continuó estudios de Pediatría en el Hospital Infantil “Manuel de Jesús Rivera” - “La Mascota”, posteriormente viajó a Italia, donde hizo una sub especialización en Nefrología Pediátrica.

Mabel Sandoval Díaz nació un 18 de junio de 1965, época en que aún causaba terror la leyenda de la viuda blanca, personaje mítico, representado por una mujer vestida toda de blanco que salía como alma en pena, las noches de luna nueva, en el muelle de San Miguelito.

¿Qué casos atiende usted?

Generalmente infecciones de la vías urinarias, síndrome nefrítico, que son niños que pierden proteínas por la orina, mal formación de las vías urinarias y toda enfermedad relacionada con el riñón.

¿Cuáles son las causas de la insuficiencia renal?

Hay varias, la infección en las vías urinarias en los niños es una, debe estudiarse y tratarse, los niños que se orinan de noche en la cama o de día se les escapa la orina, esta puede ser causa de infección urinaria, que se debe tratar para evitar la insuficiencia renal, porque puede ser causa de síndrome nefrítico y otras.

¿Qué es lo más extremo en esta enfermedad?

Lo extremo es que puede requerir el trasplante de riñón.

¿Quién puede ser donante?

En primer lugar los padres, hermanos o familiares que tengan compatibilidad consanguínea.

¿Cómo se enamoró de esta profesión?

La verdad es que siempre, desde niña, quise ser pediatra.

¿Cómo hacía en Italia para mantener sus costumbres nicas?

Me tuve que acostumbrar a comer las famosas pastas, a comer pizza y aprender a cocinarlas para mí misma porque allá era difícil encontrar frijoles, tajadas fritas...

¿Su mayor satisfacción profesional?

Ver sonreír a un niño que le hemos realizado un trasplante, ver que comienza a orinar, porque no podía, es una gran satisfacción que me da, ver feliz al niño y a la familia, eso me alegra mucho.

¿El momento más feliz?

La etapa de mi infancia fue súper, súper feliz. Cuando me gradué de médico, fue una satisfacción, además ver feliz a mis padres, a quienes adoro por el sacrificio que hicieron con los nueve hijos que tuvieron.

¿Qué hace cuando visita su pueblo natal?

Llevo libros, leo mucho, visito a mis primas, tíos, voy a pescar en lanchitas y después saco mi cámara y tomo fotos del atardecer en el muelle, eso me da una paz increíble.

¿Un pensamiento positivo?

Cada día me levanto como dice la canción de Facundo Cabral; “Este es un nuevo día para empezar de nuevo, hay que darle gracias al Señor por cada día que nos da”.


Dedicada a su profesión

Mabel Sandoval Díaz.  
EDAD: 44 AÑOS
PROFESIÓN: Nefróloga Pediátrica.

La doctora Mabel Sandoval Díaz es miembro de la Asociación Nicaragüense de Nefrología, fue tesorera de la Asociación Nicaragüense de Pediatría y es miembro del comité que organiza el Congreso Mesoamericano, Centroamericano y del Caribe de Nefrología que se realizará en Mayo en Nicaragua.