•  |
  •  |

Desde que Verónica nació en la norteña ciudad de La Trinidad, departamento de Estelí, escuchó tanto la leyenda de la Mocuana, que terminó creyendo en la historia de amor y traición entre aquella linda y joven indígena y un español durante los primeros años de la conquista. Después de terminar su primaria y secundaria, Verónica estudió medicina en la UNAN-León.

Carmen Verónica Avilés Udiel, luego de graduarse en la Ciudad Universitaria, regresó a su añorado municipio esteliano: La Trinidad. Allí pudo cumplir su servicio social y después volvió a Managua, donde hizo la especialidad de cirugía general en los hospitales “Roberto Calderón” y “Lenín Fonseca”.

Pero en 2006, contra viento y marea, la Dra. Avilés decidió viajar a Cuba, donde hizo la subespecialización de oncología en el Instituto Oncológico de La Habana. En seguida, regresó a trabajar en el hospital “Bertha Calderón”, para después viajar a Argentina. En este país sudamericano hizo una subespecialización en cirugía reconstructiva y oncoplástica, para ser mastóloga (especialista en cáncer de mama).

Ella no olvida el sacrificio que hizo su padre para mandarla a estudiar a la mejor universidad de medicina del momento, ni aquella frase que le dijo: “Bueno, hija. Si te vas, hacelo, pero para atrás, ni para impulsarte”.

 

¿Cómo afecta el cáncer de mama a una mujer?

Desafortunadamente es un cáncer que para nosotras las mujeres tiene un significado que va más allá de lo que es un órgano; para la mujer mama es feminidad, sexualidad, sensualidad, identidad, género. O sea, cuando hacemos una mastectomía, para esa mujer significa que se le está mutilando ser mujer, y es un impacto muy profundo.

 

¿Por qué esta enfermedad causa tantas muertes?

El problema de la mortalidad es que las mujeres que acuden a buscar atención, están llegando en estado muy avanzado. Eso está haciendo que nosotros estemos diagnosticando los cánceres en estados más avanzados, y si es diagnosticado tarde, el pronóstico es diferente...

 

¿Qué estadísticas existen en Nicaragua sobre esta enfermedad?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, para 2030 en Nicaragua vamos a tener 1,000 nuevos casos cada año y, en 2015, andamos por más de 900 casos, o sea, estamos superando las estadísticas.

 

¿Qué se está haciendo para mejorar esta situación?

Todo depende del momento en que la paciente venga. Si esa mujer viene temprano tiene la opción; primero de curarse, segundo de tener un tratamiento que conserve su aspecto físico con la misma seguridad oncológica, como si no se le hubiese quitado la mama.

 

¿Qué le satisface de su trabajo?

Me hace sentir bien el ver que una paciente sobrevive, que una paciente le gana la batalla al cáncer.

 

¿Cuál considera su mayor logro?

Cuando veo a mis hijas soñando llegar muy alto, creo que ese ha sido un éxito para mí. Combinar mi carrera con la educación de mis hijas, eso para mí es lo más grande; tengo dos hijas maravillosas y las he sabido encausar.

 

¿A qué personaje admira?

A María Teresa de Calcuta, me fascina.

 

¿Con qué pensamiento se acuesta?

Siempre tengo presente que tengo en la mano la vida de un montón de mujeres que tienen necesidades físicas y espirituales, quienes buscan un poco de calma a lo que están pasando. Pido a Dios que me dé sabiduría y sea él quien guíe mis manos. Me acuesto siempre dándole las gracias a Dios por la vida que me ha dado.

Una mujer solidaria

Verónica Avilés

EDAD: 45 AÑOS

Comunicativa, sensible y solidaria con las mujeres que sufren de cáncer de mama.

La doctora Carmen Verónica Avilés Udiel, cirujano general y mastóloga, hizo estudios de oncología en Cuba y cirugía reconstructiva en Argentina. Tiene dos hijas.

23 años de experiencia tiene la doctora.

Años 
de experiencia tiene la doctora.