• Managua |
  • |
  • |

Existe un viejo principio japonés conocido como Kaizen. Se traduce literalmente a la mejora continua. El Kaizen es una filosofía de vida, un esquema de actitudes y comportamientos, una forma de pensar y enfocar la acción, una cultura. De eso se trata la vida, mejorar poco a poco con resultados progresivos cada día. En la búsqueda hacia una vida sana hay tres de los principios Kaizen que me llaman mucho la atención.
Realizar mejoras continuas. El mejoramiento es una actividad continua. Una vez finalizada una tarea exitosamente la concentración se enfoca a mejorar esa misma tarea. Es decir, hoy aprendimos a hacer una sentadilla y ejecutamos 10 repeticiones, la próxima vez buscamos cómo mejorar con base en eso.
Reconocer abiertamente los problemas. Más allá que problemas, encontrarán obstáculos en su camino. Esta, creo yo, es la parte más crítica porque demasiadas personas se ahogan en un vaso de agua cuando no van un día al gimnasio o solo llegan por un tiempo limitado o bien la persona que tiene una celebración de cumpleaños y no cuadró con su “cheatmeal”.
Verán, existe esta cosa que se llama vida que todos tenemos, los que trabajan tendrán semanas más pesadas que otras, cargadas con reuniones o fechas tope para enviar algún reporte. Los que estudian tendrán sus semanas de exámenes finales. Mientras más pronto acepten que esto puede ocurrir más fácil podrán enfocarse en encontrar soluciones.
Desarrollar la autodisciplina. Quien no se domina, no puede dominar nada. Este es un elemento muy importante, dado que la autodisciplina permite que uno se adapte y logre encontrar un camino sostenible por medio de su fortaleza mental. Muchos viven del famoso “no tengo tiempo”, no tengo tiempo para cocinar o preparar mis comidas o bien nunca tienen tiempo para ejercitarse. Cuando uno se enfoca y en realidad quiere alcanzar una meta sacrificará algunas cosas para poder hacerlo.

Te invito a que apliques estos principios en tu vida.