•   Daniela Abascal  |
  •  |
  •  |

El consultorio de la doctora Martha Montenegro le rodea de diplomas, ella está consciente de que en la vida todo cuesta, por ello se debe tener metas para conseguir lo que se quiere y seguir los pasos necesarios.

Actualmente se le ha concedido el cargo de presidenta de la Asociación Médica Nicaragüense, que ejercerá por dos años. Es especialista en Ginecología y Obstetricia, con énfasis en Endocrinología Reproductiva y Fertilidad, así como Climaterio y Menopausia. Atiende en el hospital Metropolitano Vivian Pellas.

En su experiencia ¿Cómo es la relación de un ginecólogo con su paciente?

Es maravillosa. La carrera de Medicina, especialmente la de infertilidad y cirugía de la reproducción del embarazo, me ha dado tantas satisfacciones de poder ayudar a las familias que no podían tener hijos, o a las señoras que salían embarazadas y perdían a sus bebés.

¿Cuáles son los padecimientos ginecológicos más frecuentes? ¿Cuál le preocupa más y por qué?
Depende de las poblaciones, cuando estaba en el Hospital Bertha Calderón los padecimientos más frecuentes eran las infecciones genitales que llevaban a la obstrucción de las Trompas de Falopio, una condición cada vez más costosa de resolver porque necesitas una reconstrucción o una fertilización in vitro. También los trastornos del sistema endocrino como la obesidad.

¿Qué les puede decir a nuestros lectores sobre el tratamiento de la infertilidad?
A las mujeres, el mejor tratamiento para la infertilidad es la prevención, que comienza desde la adolescencia retardando la actividad sexual para evitar las enfermedades de trasmisión como el virus del Papiloma o cáncer de cuello. Lo mismo para el varón, que tiene que protegerse para evitar obstrucciones de los conductos deferentes que le llevan a infertilidad masculina.
Lo otro es prevenir la obesidad para evitar la formación de ovarios poliquísticos, diabetes y problemas hormonales que dan trastornos de la menstruación y de la ovulación.

¿Qué pasa con la sexualidad de la mujer después de la menopausia?
En la experiencia que he tenido en el consultorio con las mujeres que pasan la menopausia es que creen que su vida sexual ya terminó, pero existe cantidad de tratamientos para la disminución de la libido, el reemplazo hormonal, las terapias de conversación para la pareja; es un mundo nuevo, para que la mujer y el hombre mayor puedan tener una vida muy feliz con su misma pareja.

Usted fue presidenta de la Asociación de Climaterio y Menopausia ¿Cuál era su función?
Tratamos de abrirles los ojos a las mujeres para decirles que había un mundo nuevo, con opciones para vivir bien después de la menopausia e incluso que se podía vivir mejor que antes; una vida más relajada, más realizada,con los hijos más grandes, por lo que puede dedicarse a cuidar de ella. Es una época para identificar posibles complicaciones para prevenirlas.

Recientemente se le nombró presidenta de la Asociación Médica Nicaragüense ¿qué propósitos tiene respecto a ello?
Yo siempre pienso en grande, tengo la bendición del Señor de poderme hacer rodear de personas de crecimiento espiritual, que le encanta apoyar a la humanidad, y de gran desarrollo profesional. Nuestras metas son mejorar la calidad de vida del médico, la familia nicaragüense y la sociedad; incidir en la disminución de las principales causas de muertes y enfermedades en Nicaragua, a través de la comunicación y las demás asociaciones médicas nacionales.

Formación profesional

Martha Montenegro Larios
Edad: 36 años
Profesión: Ginecóloga-obstetra

Comenzó sus estudios profesionales en la UNAN León, luego obtuvo una beca como ginecóloga destacada por la Organización Mundial de la Salud. En el Centro Médico Nacional del Instituto de Seguridad Social de México aprendió sobre la infertilidad, en la mujer y el hombre. De vuelta a Nicaragua, brindó servicio en el hospital Bertha Calderón y la clínica de Fertilidad Humana. En la escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, investigó más sobre el comportamiento de la infertilidad en los países desarrollados y en vías de desarrollo e hizo un curso de actualización en Brigham And Women Hospital.