Paula Andrea Arce de Chamorro
  •  |
  •  |

Ya estamos en la fase final de los preparativos antes de salir rumbo a la playa, muchos han invertido grandes esfuerzos modificando su estilo de vida para estar más livianos y lucir mejor en esta temporada de verano.

Aprovechen toda esta preparación como una oportunidad para iniciar una vida saludable, no solo con fines estéticos sino también como inversión   en su salud, recordemos el refrán: “DIME QUE COMES Y TE DIRÉ DE QUE ENFERMEDADES PADECERÁS”.

Lo ideal es que no pierdan todos los resultados que han obtenido, por esto, una de las estrategias más importante durante esta época es tener una adecuada hidratación y controlar las calorías que provienen de los líquidos que ingerimos. De forma general las calorías deben ser idealmente comidas y no tomadas.

En las vacaciones de playa tenemos que vigilar dos aspectos cuando hablamos de calorías líquidas,  uno es que nos da mucha sed y muchas veces en vez de priorizar el agua, usamos bebidas cargadas de dulce y además, sintéticas o carbonatadas que se consumen sin ningún tipo de control. Recordemos que el líquido “quita sed” por excelencia es el agua, así que traten de incrementar su consumo en época de exposición solar a 2.5 litros diarios. A veces en la playa te provoca algo dulce y esto es normal, trata entonces de preparar algún batido de frutas o hacer algún té de Jamaica o té natural con limón o naranja y mínima cantidad de azúcar o edulcorante de tu preferencia. En últimas, una soda blanca con gotas de limón o de naranja es bastante refrescante, te da  la sensación de “burbujeo” sin aportar calorías.

El segundo aspecto a tener en cuenta es el consumo de bebidas alcohólicas,  recuerda que todas las bebidas que contienen alcohol aportan calorías unas más que otras y si las combinas con siropes, mezclas de frutas cargadas de azúcar o bebidas gaseosas, la cantidad de calorías se aumenta de forma considerable y por tanto, habrá  más tendencia a ganar peso.

Es ideal poder disfrutar del verano en forma saludable y por tanto, controlar el consumo de alcohol haciéndolo de forma moderada y lo más sencillo posible.  Hay bebidas como la cerveza que permiten “matar varios pájaros de un tiro”, pues contrario a lo que piensan muchos , consumida con moderación es buena para obtener una buena hidratación, además aporta solo las calorías que tiene per se (alrededor de 120 calorías por botella) y como se consume de forma natural y no en mezclas tipo “coctelito” no aporta calorías a expensas de azúcares que son las que más influyen a la hora de incrementar la grasa corporal y el peso.  Aparte de esto, en época de calor se disfruta al consumirla por ser tan refrescante y recibes una buena cantidad de antioxidantes y sustancias que eliminan toxinas de nuestro cuerpo.

¡RECUERDA! La hidratación y el consumo  de calorías depende de lo inteligente que seas a la hora de escoger lo que tomas.