•  |
  •  |

Recientemente en mi programa de radio hablé del tema que más le interesa escuchar a un hombre: “Cómo excitar sexualmente a una mujer”. Antes de profundizar en el tópico advertí: “El programa de hoy es para adultos, así que si su niño está presente, envíelo a jugar o tápele los oídos porque hoy les voy a revelar lo que realmente hay que hacer para erotizar a una mujer.”  Sin duda, los rating masculinos rompieron récord de audiencia ese día.

La mayoría de los caballeros se quejan de que su mujer nunca tiene deseos de hacer el amor y siempre tiene una excusa para evitar la intimidad: “Estoy cansada”, “Tengo que levantarme temprano”, “Me duele la cabeza”, “Estoy en mi periodo”, y mil excusas más para no tener relaciones íntimas. Cuando esto sucede, el hombre trata de seducir a su pareja, abrazándola, besándola o acariciándola en sus partes íntimas. Después de todo, él sabe que cualquier acercamiento que ella haga le ocasionaría una erección, así que deduce que ella es igual a él. Los hombres pueden excitarse sin ningún esfuerzo, ellos puede hacer el amor aún cuando no tienen deseos de hacerlo. Inclusive un hombre puede tener relaciones sexuales con alguien que no necesariamente le guste. Sin embargo, excitar a una mujer es más complicado, o por lo menos, más elaborado que excitar a un hombre, con ellas hay que ir un paso más allá. El cuerpo del hombre responde automáticamente al toque físico, pero las mujeres no son así. Las féminas a diferencia de ellos tienen que primero ser estimuladas emocionalmente para que sientan deseos de hacer el amor.

Para excitar a las mujeres tienes que alimentar sus emociones. Si una mujer está hambrienta emocionalmente, no esperes que te desee sexualmente. ¿Cómo alimentar el corazón de una mujer? Tres palabras que comienzan con la letra “A”, Atención, Afecto y Apreciación.

La seducción comienza mucho antes de entrar en la habitación.

Conclusión: si quiere erotizar a una mujer, antes de tocar nuestro cuerpo, tienes que tocar nuestro corazón.

Para más motivación visita: www.MariaMarin.com