•  |
  •  |

Los antecedentes de su niñez y adolescencia involucrados en la farmacia familiar le entusiasmaron por la formación profesional en el campo de la medicina.

Su dedicación le ha convertido en coautor de dos libros en Alemania y autor de múltiples publicaciones en Lancet y British Medical Journal en Inglaterra, Circulation y Annals of Internal Medicine en Estados Unidos, entre otros.

En lo que se refiere a la atención con los pacientes su enfoque actual es más preventivo porque además de aliviar las molestias de emergencia, considera importante evitarle complicaciones que le agraven en el futuro.

¿Qué le motiva a especializarse en el campo de la medicina interna?
Es el área clínica que te obliga a investigar muchas cosas, en la que tenés que profundizar en muchos detalles, tenés que ver al paciente de forma integral, porque implica tanto lo biológico como lo psicológico.

¿Cuál es el incentivo para la educación médica continua?
He tenido la oportunidad de realizar muchas publicaciones de mis investigaciones tanto en Alemania como aquí en Nicaragua, eso te mantiene con apetito de aprender y enseñar. Yo dirijo Educación Médica Continua en el Metropolitano tratando que todos nos mantengamos actualizados.

Respecto a la prevención, por ejemplo ¿qué sucede con el Alzhéimer?
Existe la idea de que el Alzhéimer es una asunto genético, y no es tan así, solo un 5% o menos de los casos de Alzhéimer son estrictamente genéticos, el 95% o más es una mezcla de genética con estilo de vida, hay mucho que podés hacer, no eliminarlo completamente porque las probabilidades van subiendo con la edad, pero sí enlentecerlo antes de que se manifieste plenamente.

Una recomendación es estar activo física y mentalmente.

Cuéntenos sobre sus principales áreas de investigación…
He investigado en muchos campos, bastante sobre factores de riesgo cardiovascular, para lo que desarrollé un índice que es sumamente práctico. Después sobre el uso clínico de fármacos para el manejo de la inflamación, el dolor, la prevención cardiovascular y cerebrovascular, antihipertensivos, antidiabéticos y para tratamiento de ansiedad, depresión, astenia y alergias, así como la metodología para evaluar la efectividad clínica de los estudios terapéuticos y su costo efectividad, incluyendo la regla 3-30 de medicina basada en evidencia (EBM, siglas en inglés).

¿Cómo funciona ese índice de riesgo cardiovascular que ha desarrollado?
Lo publiqué en la revista Lancet en 1999. La idea es que vos podés como médico, desde que comenzás a examinar a tu paciente, con pocos parámetros clínicos, tener una idea bastante clara de cuál es su tendencia de riesgo cardiovascular; lo cual es más sencillo que otros procedimientos anteriores. Entre tanto, después de 16 años con miles de pacientes, el índice se ha demostrado totalmente válido en relación a otros estudios publicados en las principales revistas especializadas.

¿Qué nos puede exponer respecto a la regla 3-30?
Tiene que ver con costo efectividad, logré detectar una regla que te permite, con bastante facilidad, saber si un medicamento o un tratamiento es costo efectivo. Eso es extremadamente importante porque los costos en medicina son cada vez más elevados, publiqué la investigación en el 2001. Se trata de cálculos matemáticos, yo detecté un patrón que todos los estudios que venían a cambiar la práctica médica, lo cumplían.

Respecto a su faceta de docente, ¿cuál es su lección para los estudiantes?
En el pasado la enseñanza era al tubo, memorizar algo y repetir de memoria, eso ya no existe. Pero no deben de confiarse porque entienden un tema y además está en Google, tienen que revisar varias fuentes confiables, esforzarse, ver el contexto, aplicar bien el conocimiento y si se equivocan, deben corregirlo y volverlo a aplicar mejor… hasta entonces sabrán lo que están haciendo.

Experiencia profesional

Enrique Sánchez Delgado
ESPECIALIDAD: Internista-Farmacólogo Clínico
IDIOMAS: Alemán, Inglés y Español

Graduado de honor de la UNAN-León, estudió su posgrado en la Universidad Ulm, en Alemania, donde pudo asistir a dos congresos de Premios Nobel de Medicina. Ha sido docente en Universidades de Alemania, República Dominicana y Nicaragua, así como en múltiples congresos nacionales, internacionales y mundiales.