•  |
  •  |

El yoga es ampliamente conocido como una actividad atlética y como un ejercicio que ayuda a aliviar el estrés, con el que además también puedes tratar el dolor muscular, especialmente si hay tensión en el músculo del cuello.

De acuerdo con “En Forma Gym”, el estrés, la mala postura y el sedentarismo son factores que pueden provocar grandes niveles de tensión en el cuello y hombros, provocando así el molesto dolor crónico. Por lo que practicar estiramientos en ciertas posturas de yoga puede ayudarte a aliviar el dolor de forma efectiva.

Si bien es cierto, en muchos deportes es fundamental tener un cuello fuerte, pero en la vida cotidiana no hay que olvidar que estos músculos junto con la cabeza necesitan ser lo suficientemente fuerte para evitar molestias cervicales, contracturas y otros problemas, pues estar demasiadas horas delante del ordenador, adoptar una postura incorrecta al escribir, dormir en una posición incómoda, son algunas de las actividades cotidianas responsables del dolor cervical o de cuello, a la que estamos expuestos cada día.

Según un estudio de la Universidad de Duisburg – Essen, los beneficios de practicar, al menos por dos meses yoga, ayuda a reducir la tensión y el dolor del cuello hasta por un año después de haber dejado el ejercicio. Los ejercicios de yoga sirven para alargar y estirar nuestro cuello, a la vez que lo fortalecen. Los ejercicios de fortalecimiento del cuello te ayudarán a mejorar la postura, pues hay que recordar que un cuello fuerte es el mejor sostén para mantener la cabeza en su lugar exacto.

Triángulo Extendido
No obstante, existen ciertas posturas de yoga que son más efectivas que otras contra la tensión del cuello y los hombros, como la del “Triángulo extendido”, con la cual debes pararte derecha, colocando los pies separados a la altura de los hombros, de manera que puedas estirar tu brazo derecho hacia arriba y luego puedas llevarlo por encima de tu cabeza, mientras deslizas tu mano izquierda por la pantorrilla del mismo lado hasta tomar tu tobillo, permaneciendo en esta postura por treinta segundos.

Por último, utilizar técnicas de relajación y la práctica de ejercicio regular ayuda a prevenir el estrés y la tensión indeseable en los músculos del cuello.

POSTURAS PARA RELAJAR EL CUELLO

1 Postura de la cara de vaca
Estando de rodillas, eleva el brazo derecho y dobla para que tu mano toque tu espalda.

2 Pose del niño
Sentada sobre los talones, baja lentamente tu torso hacia el piso hasta que tu frente toque el piso.

3 Postura de la langosta
Acuéstate boca abajo y apoya tu mentón en el piso, coloca los brazos extendidos debajo del cuerpo.

4 Giro espinal
Siéntate con las piernas estiradas hacia el frente. Dobla la rodilla derecha y coloca el pie fuera de la rodilla izquierda.

5 Postura del perro estirado
En posición de cuatro, colócate sobre tus talones, después estira totalmente manos y espalda, con la cabeza metida entre los brazos.