• Managua |
  • |
  • |
  • END

En algún momento, todos nos hemos encontrado en nuestra vida con personas que tienen un carácter especial o lo que muchos reconocen como difícil. Se trata de personas que terminan robando la energía de los demás al ser extremadamente exigentes o malhumoradas, siendo capaces de desconcertar y de sacar de sus casillas a la gente, afectando negativamente su vida.

Difíciles o conflictivas

Ya sea por quejas constantes, actitud negativa o tendencia al conflicto, hay individuos con quienes se hace más difícil relacionarse, por lo que cabe preguntarse: ¿Cómo tratar con personas difíciles y conflictivas? Desde el punto de vista de la especialista en Psicología Clínica, Ledia Gutiérrez, las personas difíciles suelen ser individuos con complejos y con muchas necesidades por resolver, siendo estas algunas de las razones que los lleva a tratar de agrandar su imagen, a costa de humillar la de los demás.

Según la psicóloga, las personas debemos de armarnos de compasión y mirar más allá de los comportamientos que nos incomodan para empezar a entender a los demás; pues hay que reconocer que detrás de la actitud pesimista, los sabotajes, las peleas y la dificultad para relacionarse armoniosamente, existe una persona y un alma que seguramente está sufriendo por dentro.

“Una persona es madura cuando controla sus emociones y no se deja afectar por la forma como lo traten los demás”, refiere Gutiérrez, quien a la vez expresa que es necesario reflexionar en nuestro interior e imaginarnos en situaciones dolorosas o irritables en las que estamos de “pocos amigos”; de manera que empecemos a comprender cómo viven a diario esas personas que sufren de un carácter estresante.

Consejos

El filósofo y psicólogo americano, William James, propone que siempre que tengas un conflicto con alguien, existe un elemento que puede hacer la diferencia entre dañar la relación o profundizarla y este elemento es, la actitud. De acuerdo, con la psicóloga Ledia Gutiérrez, existen técnicas prácticas de gestión relacional que nos pueden guiar sobre cómo actuar ante estas personas, tales como: aceptar la situación y a la persona, sin esperar que cambie; tratar de no discutir y bajar la voz cuando te griten, evitando demostrar miedo.

No obstante, la especialista refiere que cuando pase el momento crítico, la persona afectada debe hablar para expresar sus derechos y dejar bien claro que exige respeto de ser escuchada también. Sin embargo, las personas difíciles nos ayudan a crecer en la vida, pues nos hacen aumentar la paciencia y la humildad para poderlas tratar, concluye la especialista.