•  |
  •  |

De acuerdo con los programas de moda y belleza que son transmitidos en diferentes canales de televisión, son muchas las mujeres que se han sentido deprimidas alguna vez tras salir del probador de una tienda de ropa y observar que no llenan el anhelado escote.

Según la psicóloga Josefina Murillo, aunque las mujeres tengan un busto grande, mediano o demasiado pequeño, lo cierto es que sea cual sea el tamaño del busto,  las féminas siempre mostrarán una preocupación constante por esta área del cuerpo, buscando soluciones en los sostenes, en el uso adecuado de la ropa, en las cremas “milagrosas” y en el ejercicio, siendo este último la forma más eficaz y adecuada para lograr la firmeza del busto y con ello, un bonito escote.

Por razones como el embarazo, la lactancia materna, el aumento y pérdida de peso, así como por la mala postura y el paso de los años, es que los ligamentos que sostienen la glándula mamaria se relajan de forma indefinida, deformando de tal manera el aspecto de los mismos (bustos flácidos y caídos). Es por ello, que el ejercicio específico en esta zona es primordial para tener unos pectorales firmes.

El ejercicio es vital
Por su parte, los entrenadores personales señalan que se deben realizar ejercicios específicos que permitan tonificar esta zona por tan solo algunos minutos al menos 3 veces a la semana. De manera que, si deseas realmente lucir un escote atractivo, primeramente debes ser constante con los ejercicios que puedes hacer desde la comodidad de tu casa. Para ello, solo necesitas usar ropa ligera, un sostén adecuado para hacer ejercicio físico, mancuernas de 2 kilos o botellas con agua o arena, y una colchoneta de yoga, según recomienda Moisés Gutiérrez, Entrenador personal.

Ejercicios
Desde el punto de vista del entrenador, es recomendable practicar las lagartijas para pectorales, de manera que la persona debe acostarse boca arriba en el suelo con una mancuerna en cada mano, y luego debe doblar las rodillas, abriendo los brazos y colocando las pesas arriba de sus hombros (haciendo una “T” con sus antebrazos), a la vez que sus manos deben estar viendo hacia el frente. Por último, debe levantar los brazos y juntar las pesas en el aire, apretando sus pectorales.

El abrazo, es otro de los ejercicios que puede beneficiar los pectorales. Para ello, la persona debe estar en pie, con la columna derecha y una pesa en cada mano. Luego, debe apretar los músculos pectorales y juntar las pesas ligeramente como si estuviera abrazando a alguien. La tensión de los músculos en cada movimiento debe ser mantenida por un lapso de tiempo y se recomienda realizar tres sets de diez repeticiones.De igual forma, el ejercicio de presión juntando las manos también es aconsejable para fortalecer los músculos de los bustos, aunque debes tener presente que mientras ejecutas el ejercicio debes aguantar la respiración.

Por último, si bien existen estudios que indican que el sostén no evita la inevitable caída de los senos, hay que tener presente que solo ayuda a “mantenerlos” en su lugar, sobre todo en mujeres que sobrepasan la talla C.