•  |
  •  |

Los hongos que infectan la piel (dermatofitos) viven solo en la capa más externa de la piel (estrato córneo) y no penetran más profundamente, según detalla la dermatóloga Karla García, quien a la vez refiere que los hongos suelen establecerse en áreas húmedas del cuerpo donde rozan dos superficies cutáneas: entre los dedos de los pies, en las ingles y bajo las mamas, razón por la cual, las personas obesas tienden a ser más propensas a sufrir estas infecciones dado a que poseen muchos pliegues cutáneos.

Los hongos son los causantes de los problemas en la piel que causa la tiña, una enfermedad que también puede afectar al cuero cabelludo y a las uñas;  por lo que la tiña es una infección micótica de la piel causada por diferentes hongos y que generalmente se clasifica de acuerdo a su localización en el cuerpo. Así, cuando se presenta entre los dedos de los pies recibe el nombre de “pie de atleta”, cuando aparece en el cuerpo recibe el nombre de “tiña corporis”, cuando afecta a las uñas se denomina “tiña unguium”, cuando afecta al cuero cabelludo se conoce como “tiña capitis” y cuando afecta a la zona inguinal se denomina “tiña cruris", según explica la dermatóloga.

Causas
La tiña es común, especialmente entre los niños; sin embargo, puede afectar a personas de todas las edades. La tiña es causada por un hongo llamado tinea crece, el cual se multiplica en la piel y se produce como el resultado de muchas bacterias y hongos que viven en el cuerpo. Entre los síntomas que abarca la tiña, pueden presentarse: parches rojos, levantados, pruriginosos y descamativos que se pueden ampollar y supurar, además de causar una molesta picazón. Por otro lado, si la tiña afecta el cabello, la persona tendrá parches de calvicie y si la afectación es las uñas, estas cambiarán de color, volviéndose más gruesas, incluyendo que probablemente se partirán.

De acuerdo con la dermatóloga, Karla García, aunque la tiña suene como un padecimiento inofensivo, lo cierto es que la tiña puede transmitirse de una persona a otra. Usted puede contraer la tiña si toca a alguien que tenga la infección o si está en contacto con elementos contaminados por el hongo, como: peines, ropa sin lavar y superficies de duchas y piscinas. Además, la tiña también se puede adquirir por mascotas que portan el hongo, como por ejemplo, los gatos que son los portadores más comunes.

Tratamiento
La mayoría de las infecciones micóticas de la piel, excepto las del cuero cabelludo y de las uñas, son leves y a menudo se curan con cremas de antimicóticos. Existen muchas cremas antifúngicas eficaces que pueden adquirirse sin necesidad de prescripción médica, como: miconazol, clotrimazol, econazol y ketoconazol. En los casos más graves de afectación, se recomienda que la persona visite un dermatólogo.