Franco Guzmán
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si está en el Internet debe de ser cierto, ¿verdad? Cada semana sale un tema que crea cierta polémica y desafía el pensar de las personas. En el mes de mayo salió un artículo en Estados Unidos que habla sobre el “cuerpo de papá”; un artículo que defendía la falta de físico en hombres entre los 25-40 años. Es decir, no muy delgado, no con sobrepeso, una mezcla entre la persona que se ejercita, pero tiene sus rollitos.

El problema con ese artículo para mí es que nos da permiso de ser complacientes. Y aunque entiendo que es malo juzgar a las personas por su apariencia física, mi objetivo hoy es en contra de la mentalidad que es normal no querer esforzarse, para mí el mensaje era erróneo. Uno es responsable de uno mismo. Nosotros no tenemos idea de lo que una persona puede estar pasando o sintiendo y el viaje de cada quien es simplemente eso, su viaje, así que permitan que sea de ellos. Si uno es feliz como es, lo felicito, pero si en realidad te ves en el espejo, sabes que podrías estar en una mejor condición física, te invito a leer este llamado y ver el impacto que tiene más allá de tu reflejo en el espejo. 

No es suficiente tener ese tipo de cuerpo e ignorar la salud de uno. Es más, lo considero irresponsable y es por lo siguiente. Los niños son esponjas, lo que uno les dice no importa, pero lo que hace en su presencia significa todo en su mundo. Y esto se debe a que los niños son una reflexión directa de su entorno. Cuando los niños están en esa increíble etapa de desarrollo, todo lo que uno hace lo tomarán en consideración, y la mayor parte será imitada. Si uno dice malas palabras, no se asuste cuando el niño lo haga, si solo pasa sentado viendo televisión, no se asuste si eso es lo que el niño hace. Si ellos viven violencia en sus hogares, a futuro esos son niños que posiblemente sean violentos con sus familias. Son una mini-versión de uno mismo absorbiendo todo.

Yo tuve la bendición de poder compartir tiempo con mi hija mayor el pasado domingo 17 de mayo en la carrera contra el cáncer infantil. Fue una bonita experiencia porque sé que ella disfrutó del evento y me sentí muy orgulloso de verla terminar.

Por eso, si usted se cuida, ellos lo notaran. Y aún no es tarde. Enséñeles a sus hijos sobre la buena alimentación y la salud. Modele hábitos saludables. Cómase sus vegetales y ejercítese regularmente. Cuando sus hijos le pregunten que está haciendo, cuénteles, muéstrenle lo importante que es para usted y su familia el ser personas activas, saludables. 

¿Quieren a un adulto seguro, confiado con la actitud adecuada? ¿Un hombre que dará la mano, vera a la persona directo a los ojos y se sentirá seguro de sostener una conversación? ¿Un hombre que tratará bien a una mujer porque entenderá que sus fortalezas provienen de su amor, compasión y humildad? Si esto les suena bien, entonces necesitan un hijo que sea fuerte y saludable, recuerde que eso recae en usted. 

¿Y sus hijas? Dios, sus hijas, nuestras hijas. Yo tengo dos así que todo lo que escriba puede ser usado en mi contra si no lo aplico. Pero en serio, ¿quieren mujeres fuertes, independientes que amen con todo su corazón y que nunca se darán por vencidas? ¿Una mujer cuya fortaleza y confianza irradia desde adentro y que no teme ser honesta con las personas a su alrededor? ¿Una mujer que valore la perseverancia, el esfuerzo, la tenacidad y el coraje más allá de la popularidad y las posesiones materiales? ¿Una mujer que no tema decir que “no”, si la situación lo demanda? Lamentablemente aun hoy en día esto es algo por lo cual la mujer debe de lidiar en algún momento de su vida. Y lo más importante, ¿quiere que sea una mujer que no se conforme con un hombre que no tiene sus mismas aspiraciones, sueños y esperanzas? 

Por eso, que promuevan ese estilo de cuerpo, tiene un mayor trasfondo. Y entiendo que es más fácil salir a tomarse unas cervezas y comer cualquier comida chatarra o bien optar por irse a su casa en vez de cambiarse los zapatos y buscar como ejercitarse, pero la verdad es que, es su deber tomar las mejores decisiones y ser un buen modelo para los niños en su hogar. Si no tiene hijos, está bien, sus decisiones son propias y no me importan, pero si los tiene, entonces usted tomó esa decisión y no hay vuelta atrás. El enseñarles acerca de una buena alimentación y el ejercicio es una de sus principales responsabilidades como padre, sobre todo hoy en día cuando la obesidad en los niños viene en aumento y tomando vidas a una taza en aumento año con año.