•  |
  •  |
  • EFE

¿Sabías que un animal puede aportar su granito de arena para mejorar tu salud? La terapia con perros, caballos, aves e incluso delfines o leones marinos puede conseguir grandes progresos en personas con trastornos neurológicos como el autismo o el alzhéimer o discapacidades de la audición o la vista.

La demostración de que la terapia animal funciona se remonta a los años sesenta cuando el psiquiatra Boris M. Levinson confirmó los efectos positivos que producían los animales en niños con alteraciones psíquicas y físicas. Una eficacia que destacan la psicóloga Carmen Castro,  perteneciente a la asociación “Hydra”, y la psicopedagoga  Ana Villalobos, de la Asociación  Española de Terapias Asistidas con Animales y Naturaleza (Aetana).

“Hydra” es una asociación de asistencia y terapia con animales, con sede en Getafe (Madrid), que trabaja especialmente con perros. La psicóloga Carmen Castro asegura que estos animales pueden “hacer sonreír a quienes en la vida no lo han hecho” y eso se debe a que estas personas responden mejor a este tipo de vínculo, sobre todo, porque una mascota “te mira y nunca te va a juzgar“.

Existe un abanico muy amplio de casos en los que se aplican estas terapias, ya que cada vez aparecen más enfermedades raras. La psicóloga apunta que sobre todo se aplica en “personas autistas, en mayores con falta de comunicación o depresión e incluso para superar las propias fobias a los animales”.

Terapia sanitaria
Carmen Castro distingue entre la terapia de tipo social y terapia sanitaria: “La primera se aplica normalmente en residencias de mayores con el objetivo de romper la rutina en las actividades cognitivas que realizan a diario, mientras que la segunda trata algunos problemas como la depresión, las conductas disruptivas o la falta de comunicación”.

Las actividades asistidas por animales se desarrollan en entornos diferentes con el fin de ofrecer motivaciones y beneficios lúdicos que mejoren la calidad de vida. Son desarrolladas por profesionales, asistentes y voluntarios.

La terapia asistida por animales es una intervención orientada a un objetivo concreto. Es un proceso analítico, documentado y evaluado. Estas terapias son llevadas a cabo por profesionales.