•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Internet es una gran fuente de información y al ser tan fácil su acceso, solemos acudir para buscar soluciones, incluso las relacionadas con la salud. ¿Es esto un problema? Si, sin duda, ya que existen numerosas webs con información incorrecta o falsa.

EFE analiza este riesgo con el doctor Raúl Piedra Castro, médico de familia y secretario del Grupo Trabajo de Nuevas Tecnologías de Semergen;  con Julio Santoyo, estudiante MIR; y con Vicente J. Álvarez, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Orense (COFO).

“Uno de cada tres pacientes que recibo en consulta se ha informado previamente en Internet y no suelen acertar en el diagnóstico porque tienden a sobrestimar la gravedad de los síntomas que padecen”, afirma el doctor Piedra, y deja las cosas claras desde el principio.

Recomendaciones 

El COFO ha lanzado recientemente la campaña “Aprende a ser paciente” para responder ante el problema detectado: “La gente se está automedicando consultando en páginas de Internet que no tienen ninguna credibilidad”. El consejo de Álvarez frente a esto es acudir más a los profesionales sanitarios y menos a las webs.

A Julio Santoyo, estudiante MIR, también le preocupa esta situación. Sostiene que se acude a Internet para conocer qué patología o enfermedad se tiene porque “es una manera muy rápida de acceder a la información y de conseguir un posible diagnóstico de lo que el paciente puede tener”.

Dicho esto, se sitúa “totalmente en contra” de esta práctica. Comenta que durante sus seis años de estudios, todos sus profesores siempre han aconsejado mucho cuidado con las búsquedas en la red.

Julio considera que, aunque es una gran herramienta para conseguir información relacionada con la salud, hay que “saber usarla porque hay mucha información que no es veraz y otra que, aunque sí lo es, no es aplicable a todos los pacientes”.

El doctor Piedra sentencia: “Antes se creía que por el hecho de estar publicado en un libro era verdad y ahora se cree que por estar en Internet es verdad, y no es así”.

Informarse correctamente

Al existir tantas webs con informaciones incorrectas, Julio Santoyo recomienda informarse en “páginas que estén muy contrastadas como asociaciones médicas o especializadas en salud, basadas en evidencias científicas y no en simples casos de pacientes”.

El médico Raúl Piedra señala que existen “evaluadores de la información médica en Internet” que proporcionan un código que advierte que la web ha sido revisada y que tiene criterios de calidad con la medicina científica.

Piedra además anima a que se informen a través de las instituciones, las sociedades científicas o los colegios profesionales.

Vicente J. Álvarez, presidente de COFO, recomienda acudir al farmacéutico porque tienen un amplio horario y no se tiene que pedir citas. “Tenemos unas 22,000 farmacias en España y no vale la pena jugarse la salud haciendo caso a informaciones que, en un gran porcentaje, son incorrectas, falsas y muy perniciosas”, ratifica.

Más: Automedicación es peligrosa en caso de neumonía