•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Una vez que el fuego de los primeros años comienza a menguar, es necesario esforzarse un poquito para que la llama no se apague del todo”, admite la sexóloga puertorriqueña Alessandra Rampolla, en su blog “Universo Alessandra”. 

La experta sostiene que mantener una vida sexual activa no solo las contribuirá a estar más enlazadas con su pareja, sino que se sentirán más felices, se mantendrán en mejor forma y tendrán una mejor calidad de vida que les permitirá disfrutar de muchos más años juntos.

La verdad

Rampolla asegura que el primer paso es importantísimo. “Sin compartir la verdad con la pareja es imposible lograr una mejora o hacer cualquier tipo de ajuste en nuestra vida sexual”. Es por eso que apunta que es necesario ser sinceras y decirle cómo sienten el sexo en la pareja. 

Por ejemplo, propone que pidas más juego previo cuando les cueste arrancar, se trata de decir la verdad sobre las necesidades que cada una tiene en la cama y encontrar la manera de satisfacerlas. 

“Claro que ellos también deben comunicarse y manifestar sus deseos, necesidades y expectativas. Siempre digo que la comunicación dentro y fuera de la cama es clave en una relación de pareja”, afirma la experta.

Adiós a las inhibiciones

“Si dejan de lado las inhibiciones en la cama, lograrán disfrutar mucho más del sexo. Para ello deberán relajarse y olvidarse de ese rollito que se asoma en esa postura sexual, animarse a probar ese juego con el que ambos fantasean, experimentar con un juguete sexual o masturbarse delante de la pareja”, explica Rampolla. Son las inhibiciones las que muchas veces impiden entregarse por completo, y es haciéndolas a un lado la manera en la que la sexóloga confiesa que se fortalece la intimidad y aumenta la conexión en la pareja.

Priorizar la vida sexual

Para ello, es necesario ponerse una meta y trabajar para lograrla. Rampolla aconseja que un muy buen ejercicio es ir a la cama juntos al menos una vez a la semana, ya que ayudará a lograr una mayor cercanía; “seguramente haya caricias, besos e incluso sexo. Si alguno de ustedes no está listo para hacerlo, háblenlo y traten de solucionarlo; estar desconectados físicamente es malo tanto para la relación como para ustedes mismas”, advierte.

Ayuda profesional

Algunos medicamentos o drogas, como los antidepresivos, pueden causar la disminución o pérdida de deseo sexual e incluso problemas de erección o dificultades para alcanzar el orgasmo. En ese caso, la experta recomienda que deberán consultar con un médico para que les aporte una solución. “En cambio, en otros casos, hacer terapia de pareja puede ayudarlos a decir en voz alta cómo se sienten respecto de su vida sexual y a delinear un plan con pasos a seguir”, concluye Rampolla.