•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mayoría de las mujeres no solemos prestar demasiada atención a nuestra zona íntima y la verdad es que la vagina también puede verse afectada por el estrés y la ansiedad.

Nuestro ajetreado estilo de vida actual al que estamos sometidas hace que nos sintamos incómodas y con dolor aún después de haber transcurrido el ciclo menstrual. 

Con respecto al tema, el sitio web Cromos refiere que las mujeres deben estar muy pendientes de la sintomatología que presentan luego de haber atravesado su ciclo menstrual, ya que no se puede tratar de un dolor normal de ovarios, sino que puede estar relacionado con algo más grave, como una infección o en el peor de los casos, un cáncer de vagina.

Calambres

El endometrio es el primero en avisarte que algo no está bien. La capa que lo contiene se expande fuera de él, produciendo dolores intensos que pueden ser más notorios al momento de tener un encuentro sexual, por lo que si los experimentás, debés acudir de inmediato al médico.

Malos olores

Todas tenemos un olor característico en nuestra vulva que puede considerarse normal, pero en algunas ocasiones estos pueden volverse fuertes y nauseabundos causados por alguna infección provocada por hongos o bacterias. También pueden estar asociados al látex, o a algún objeto sexual de uso continuo que no tiene la higiene debida.  

Secreciones

Fijate muy bien en el color de tu flujo, si se torna verde, amarillo o café y además está acompañado de un ardor o picazón pueden indicar que estás sufriendo de una crisis de estrés que bien podrías controlar con algunos medicamentos, de lo contrario, acudí de inmediato al médico. 

Escozor e irritación

A pesar de que todas en alguna ocasión hemos podido sufrir un picor insoportable entre las piernas, si sufrimos de estrés puede haber un cambio en el pH de la vagina lo cual la hace más susceptible a infecciones.