•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mantener un estilo de vida saludable implica cuidar de nuestra alimentación. Muchas empresas en su afán comercial pueden introducir productos saludables a precios elevados, pero en la mayoría de casos se trata de productos que son innecesarios o podrían ser reemplazados fácilmente. Lo que se recomiendan  para mantener una dieta saludable es comer abundantes frutas y verduras; en menor cantidad cereales, carnes magras y pescado, evitando en lo posible el consumo de carnes con abundante grasa o productos industrializados. Los vegetales siguen siendo los productos más saludables y al mismo tiempo los más económicos.

Es posible seguir una dieta saludable sin incurrir en altos costos. Se debe considerar que no es necesario utilizar suplementos o vitaminas adicionales en la dieta, a menos que el medico indique lo contrario. Los alimentos milagrosos usualmente son modas pasajeras, como en el caso de la espirulina, suplementos vitamínicos o antioxidantes.

Para mantener un buen estado de salud y evitar la obesidad se recomienda limitar el consumo de productos que contengan mucha azúcar, también se deben evitar los productos ricos en grasas, como las papas fritas que contienen hasta un 30% de grasa, y es recomendable evitar el consumo de alcohol en exceso.

Complementar los alimentos con batidos o pastillas de elevado valor económico y automedicados o recomendados por una persona no especializada para sus usos, provoca  riegos para su salud y bienestar. Se debe observar las modas en nutrición solo como eso, una moda pasajera, lo mejor será siempre consultar con un profesional en el tema para mantener un buen estado de salud.

Las modas comerciales pueden llevar a las personas a gastar mucho dinero en una alimentación supuestamente saludable, pero es necesario considerar que podemos llevar una alimentación nutritiva y sana sin tener la necesidad de recurrir a costosas dietas o productos.

Te mencionare alguno de los mejores alimentos y de costo económicos que puedes consumir:

 Aguacate. Tiene mucha grasa, pero la mitad es monoinsaturada, es decir, cardiosaludable. Muy rico en vitamina E.

Ajo. Crudo, cocido, todas las formas aporta carotenoides.

Brócoli. Este superalimento está cargado de sulforafano y tiene 75 gr de calcio, 78 mcg de ácido fólico y vitamina C.

Canela. Un cuarto de cucharada al día mejora la función de la insulina y controla el nivel de azúcar.

Cebada. Es una buena fuente de fibra soluble y ayuda a reducir el colesterol.

Pasas. Son laxantes.

Espinacas. Contienen vitamina A, muchísima luteína y ácido fólico.

Jengibre. Ayuda a combatir las náuseas y reduce la inflamación en la artritis reumatoide.

Leche desnatada.  Aporta calcio y vitamina D, vital para el metabolismo del calcio.

Semillas de linaza. Son un de las fuentes más ricas de los protectores lignanos y de Omega 3.

Mango.  Contienen vitamina C y vitamina A.

Naranja.  Aporta vitamina C, ácido fólico y calcio.

Papaya. Repleta de vitamina C, mucha fibra, betacaroteno y calcio.

Perejil.  Contiene Masticade ayuda a evitar el mal aliento.

Banano. Una excelente fuente de potasio. Ayuda a la salud del corazón y la función muscular.

Pollo sin piel. Aporta proteínas de alto valor biológico.

Tomate. Contiene enormes cantidades de licopeno, pigmento que combate el cáncer, y mucha vitamina C.

Yogur natural. Sus beneficiosas bacterias potencian las defensas del organismo y previenen infecciones y problemas intestinales.