•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nacida y criada en León, donde estudió desde primaria hasta la carrera de Medicina general en la UNAN-León, Zorayda Altamirano es una mujer de mucho apego a sus raíces y por eso, desde hace tres años que ejerce su especialidad de oftalmóloga en Managua, siempre encuentra pretexto para regresar a la casa materna y estar con sus seres queridos.

Zorayda Noemí Altamirano Fuentes tiene 31 años, una sonrisa espontánea y un espíritu de servicio a los demás que contagia a los que la conocen.

Cuando entró a la universidad soñaba con ser cirujana general o pediatra y se decía a sí misma que cuando le tocara escoger alguna especialidad, pondría estas dos como únicas opciones, pero después de realizar servicio social en el hospital de Puerto Cabezas decidió estudiar oftalmología, especialidad que ahora le encanta y que no cambiaría por nada del mundo.

Desde hace tres años trabaja como oftalmóloga en la clínica de la Fundación Oftalmológica Nicaragüense, donde atiende todo tipo de casos a nivel ocular, desde una conjuntivitis hasta alergia, inflamación ocular, catarata, glaucoma, ceguera por daños nerviosos o por problemas neurológicos.

“El objetivo de la Fundación es erradicar la ceguera por catarata, que es una ceguera prevenible, a diferencia del glaucoma, que una vez que se dañó el nervio óptico no se puede reparar y el paciente queda completamente ciego, sin posibilidades de recuperar la visión, en cambio, en las cataratas el paciente puede estar ciego, pero con una operación recupera la visión, esos son los casos que más me gustan porque es en los que como oftalmóloga puedo incidir”, señala la doctora Altamirano.

La especialista recuerda que ha tenido bonitas experiencias con sus pacientes, como el caso de una señora de unos 70 años que tenía un hijo de 29 al que desde hacía 5 años no veía por estar ciega de sus dos ojos debido a una catarata y había caído en una terrible depresión.

“Cuando su hijo la trajo acá, le ofrecí la cirugía y al día siguiente de la operación la emoción era increíble, ella le tocaba la cara a su hijo y lloraba muchísimo de alegría, yo casi lloraba también, ese caso me impactó muchísimo”, recuerda la doctora.

¿Qué es lo que más le gusta de su natal León?

La gente, la tranquilidad, allá uno puede andar en las calles tranquilo, uno conoce a todo el mundo, podés estar sentado platicando en la puerta de tu casa, la gente es muy amable, eso me gusta, esa tranquilidad, que no la tenemos en la capital porque en Managua no podés andar en la calle sin pensar que te pueden asaltar.

Como leonesa, ¿le gusta la Gritería?

Sí, soy católica, he sido bastante devota de la virgen de la Concepción que es a la que se le celebra todos los 7 de diciembre en la Gritería, pero además celebramos a la virgen de la Asunción que es el 14 de agosto. La mayoría de mi familia ha tenido la devoción y costumbre de celebrar la Purísima y la Gritería esos dos días y es algo a lo que yo tengo que ir a como sea, si trabajo pido mediodía o el día entero y me voy para allá.

¿A qué le tiene miedo?

Creo que a la soledad, sin embargo, provengo de una familia muy unida y grande, y tengo amistades sólidas. Es triste y parte de ese miedo tal vez no nace, pero aumenta con la experiencia de mis pacientes porque hay muchos que vienen solitos y no tienen quién los cuide.

¿A qué le tiene fobia?

Me dan asco horriblemente los ratones.

¿Hasta el momento cuál ha sido su mayor logro?

A nivel profesional el mayor logro ha sido alcanzar todas mis metas. No he tenido ni un año de descanso de estudios, ni por distracciones o enfermedades, yo me propuse la meta de estudiar y de ser oftalmóloga, y hasta la fecha lo he logrado, aún tengo metas pendientes, y lo otro es mantener la unión familiar sobre todo con mi papá y mi mamá, tengo un lazo muy importante con ellos.

¿Qué es lo que más aprecia de sus amigos?

La fidelidad. Tengo amigas a las que no veo muy a menudo, pero que siempre están ahí, en las buenas y en las malas.

¿Qué personaje histórico admira usted?

Por su personalidad y su entrega, Madre Teresa de Calcuta, es admirable en todas sus facetas.

¿Qué superpoder le gustaría tener?

Leer las mentes, ya que hay gente que no es sincera, la gente es mala a veces y si leemos la mente a lo mejor buscamos cómo protegernos y ayudar más.

¿Qué le hace levantarse feliz?

Ver feliz a otras personas me hace feliz, sobre todo si son mis seres queridos.

¿Qué piensa del matrimonio?

Es un paso importante en la vida de cada persona, el compartir nuestra vida con alguien, enamorarse es lindo, aunque escojamos mal y no funcione. Parte de mis miedos es la soledad, pero no por eso voy a escoger a alguien por no estar sola, pienso que todos deberíamos de dar ese paso y si en algún momento --‘¡ojalá que pronto!’-- me toca, me gustaría también hacerlo, tengo novio desde hace un año, pero es un antiguo amor desde hace 17 años y estamos en esos planes.