Paula Andrea Arce de Chamorro
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Hoy amanecimos celebrando San Valentín y como día en donde hacemos homenaje al amor y a la amistad, los chocolates son uno de los regalos de mayor tradición en esta fecha, aunque creo que en cualquier ocasión podemos obsequiar estos deliciosos dulces.

Lo increíble es que a muchos les encantan, los disfrutan pero desconocen realmente su composición, efectos en nuestro organismo y beneficios que aporta en cuestión de salud.

Por esto compartiré con ustedes información importante para que no solo regalen chocolates porque son ricos, sino porque de alguna manera es un regalo que puede ser muy saludable y tiene efectos positivos en los humanos.

El chocolate se deriva de la planta de cacao, el 50 % de su composición son grasas de tipo saturado y monosaturado, por esto el contenido calórico es elevado, además aporta magnesio, hierro, zinc, complejo B, azúcares y otras sustancias que tienen efectos en nuestro organismo.

Uno de los componentes del chocolate es la feniletilamina, este compuesto es de la familia de las anfetaminas y funciona como energizante y euforizante, en algunos momentos de nuestro día esta característica podría utilizarse de forma positiva para obtener una pequeña inyección de energía.

El chocolate tiene teobromina, que es de la familia de la cafeína y por esto disminuye el sueño, produce sobreexcitación en grandes cantidades, ocasiona insomnio, taquicardia y además es diurético (por esto la moderación es indispensable).

Muchos bromean con el chocolate e incluso lo catalogan como su “antidepresivo natural”.

En el chocolate también se encuentran muchos antioxidantes, estas sustancias son importantes para eliminar del organismo las sustancias que genera el metabolismo y que ocasiona el deterioro del mismo y el envejecimiento.

Estudios han identificado que una porción de chocolate amargo o negro de 1 onza ayuda a disminuir las cifras de tensión arterial, incrementa el colesterol bueno que limpia el árbol arterial, disminuye el colesterol malo o el que ocluye las arterias , por esto a nivel de nuestro corazón, los beneficios son notables.

Cuando el chocolate es puro y tiene poca azúcar es una buena opción de dulce para las personas que no pueden consumir dulces (quienes tienen diabetes).

Todos estos beneficios se obtienen con el consumo del chocolate puro, quiere decir cuando tiene cerca de 70% de cacao.

El chocolate puro es amargo, así que su consumo realmente es poco frecuente, pues muchos prefieren la forma más dulce que tiene menos cacao y más azúcar (estos son los más consumidos).La industria combina el chocolate con maní, almendras, otras grasas y mucha azúcar. Este tipo de chocolates aportan muchas más calorías y no aportan tantos beneficios como lo hace el chocolate de alta pureza.

A pesar de todas estas ventajas, el chocolate debe comerse con moderación, pues aporta gran cantidad de calorías y esto puede afectar el peso.

Por todo esto aprovecha un día como hoy para regalar chocolates y aparte de demostrar tu amor darás también salud!