•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si sos de las que pretendés mantener tu peso ideal ya sea por salud o estética, entonces es necesario que no perdás de vista tus metas o motivación. A veces, situaciones de estrés, angustia, dolor o alegría excesiva nos llevan a encontrar el refugio en la comida o en el ayuno, señala la nutricionista Rosmy Ascencio. “Cuando se atraviesan situaciones que nos marcan emocionalmente, nos desa- hogamos comiendo alimentos no sanos en exceso o perdemos el apetito; y ninguno de los dos casos es bueno, porque estaremos desequilibrando nuestro organismo, ya sea por desnutrición o por incluir en la alimentación demasiados nutrientes perjudiciales”, indica la experta.

Después de una comida que nos sacia, los nutrientes absorbidos llegan al cerebro y a través del sistema nervioso se genera una sensación de calma, un estado letárgico en el que el humor tiene más probabilidades de ser positivo que negativo.  Por otro lado, se produce también la apetencia, que es la necesidad emocional de consumir un determinado alimento. Estas dos sensaciones normalmente van unidas, de esta manera cuando tenemos hambre comemos cosas que nos gustan disfrutando de ese momento de ingesta.

Pero cuando tenemos problemas emocionales, estos dos procesos se disocian, esto es, se separan y ya no funcionan simultáneamente, de modo que cuando tenemos hambre comemos y nos saciamos, pero cuando tenemos apetencia nos resulta más difícil parar ya que no se produce esa sensación de satisfacción.

Alimentos “consuelo”

Todos tenemos nuestros propios alimentos consuelo. Curiosamente, pueden variar en función del estado de ánimo y el género, dice la nutricionista. En un estudio se detectó que la gente contenta parece preferir comer alimentos como la pizza, mientras que la gente triste prefiere el helado y las galletas. La gente aburrida se muere por devorar alimentos salados y crujientes, como las papas fritas. Esto lleva a plantearse lo siguiente: ¿Acaso nadie se consuela comiendo zanahorias y tallos de apio?

La solución

Nuestros aliados serán los llamados superalimentos (una categoría especial de alimentos que se encuentran en la naturaleza) y llevan ese nombre porque son ricos en nutrientes como vitaminas, minerales y antioxidantes; además que contienen tantas propiedades curativas extraordinarias, y son ricos en los llamados fitonutrientes, los cuales ayudan en la eliminación de toxinas y desechos del organismo, manteniendo alejadas a las enfermedades. Los principales superalimentos son de origen vegetal.