• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La doctora Ana Belén Ramírez es una de las especialistas oftalmológicas que llegaron a reemplazar a la brigada de médicos cubanos de Operación Milagro, que realizaban las cirugías de ojos en la Clínica Oftalmológica Sandino, en el municipio de Ciudad Sandino.Nacida en la capital de la cebolla y del arroz, Sébaco, Matagalpa, pero desde niña radicada en Managua, Ana Belén Ramírez Sánchez es una profesional que se siente feliz cada vez que con sus conocimientos y la tecnología a su disposición le devuelve la vista a decenas de jóvenes, adultos y ancianos que la han perdido por cataratas, terigio y otras enfermedades de los ojos.A la Clínica Oftalmológica Sandino diario llegan pacientes de todo el país con diversas enfermedades de la vista y a la doctora le corresponde examinarlos, evaluarlos y operarlos.

¿Por qué decidió estudiar oftalmología?

Yo quería estudiar fisioterapia y estudié un año en el Polisal esa carrera, pero después me di cuenta de que rehabilitar no era lo mío y me trasladé a Medicina. Estando en Medicina, me gustaba mucho la pediatría como especialidad, pero a medida que uno va entrando y conociendo los diferentes bloques de especialidades, cambia de parecer, así que me gustó la dermatología, pero sucedió que cuando hice mi servicio social en Siuna, vi que llegaba mucha gente con problemas oculares y yo tenía el deseo de ayudar, pero no podía porque no conocía ese ramo de la Medicina, entonces empecé a pensar en oftalmología y cuando vine a Managua hice el examen de grado para mi especialidad y de solo dos cupos que había en el país, fuimos elegidos un doctor de León y yo, de Managua.

¿Cuál es el perfil de su trabajo?

Mi misión es detectar al paciente, operarlo de catarata, quitarle el terigio y evitar la ceguera. Aquí viene gente humilde, de 50, 60 o más años que siguen siendo el sustento de su familia, que necesitan la cirugía para volver a integrarse a sus labores normales.

¿Cómo ha sido su experiencia en este centro?

El trabajo es maravilloso, aquí viene gente ciega y poder decirle uno a esa persona mañana vas a ver ya y después de operarlos, ver esas sonrisas de alegría, eso llena, no sabe cómo, y dan ganas de seguir trabajando.

¿Con el retiro de los médicos cubanos, aumentó o disminuyó la demanda de servicios oftalmológicos?

Cuando estaban los cubanos se hacían más cirugías porque había mayor cantidad de doctores, eran 8 y ahora apenas somos 3 doctoras, no damos abasto, cada médico hace un promedio de 15 operaciones de catarata y terigio, a veces hasta 20 casos, depende de la demanda, eso es cansado. El cansancio… no es jugando, pero eso se compensa con la satisfacción de que la gente se vaya tranquila.

¿Cuánto tiempo tarda una cirugía de catarata?

Hay dos tipos de cirugías de catarata, una, con bloqueo ocular que se hace en el Centro Oftalmológico Nacional y la convencional, con anestesia local, que es la que hacemos aquí. En una cirugía de catarata duramos un promedio de 10 a 15 minutos por cada paciente, pero claro, primero hay que prepararlo para la operación. Aquí se les opera gratis.

¿Cuánto costaría una operación de catarata en una clínica privada?

Una cirugía de catarata de forma convencional como esta, cuesta entre 1,200 y 1,500 dólares porque los aparatos son de mucha tecnología, hay que traerlos de otros países, hay que darles buen mantenimiento, mantenerlos en aire acondicionado a una temperatura muy helada, a veces al paciente se le pone un lente intraocular que viene fabricado de la India y Estados Unidos, y este paciente se queda con ese lente hasta que Dios lo llame.

¿Y la medida no varía?

No, la idea es dejar al paciente 20-20, que mire lo mejor posible. Una vez que se le pone eso entra al proceso, porque el cuido es extremo durante un mes, se tiene que adaptar, porque en un mal movimiento eso ya no queda igual.

¿Qué actitudes pueden molestarle de los demás?

La gente que no quiere hacer su trabajo con amor, que vienen porque tiene que venir a cumplir, pero no hacen con cariño el trabajo, con pasión y andan haciendo las cosas por no dejar, eso me molesta mucho.

¿Hay algún pensamiento que usted siempre tenga presente?

Soy muy cristiana y practico el mandamiento que dice ´amarás a tu prójimo como a ti mismo´. Si todos tuviéramos esa forma de pensar tendríamos una mejor vida, un país diferente. Cada vez que veo a un paciente aquí, lo veo como si fuera mi mamá, mi papá, mi hermano, mi esposo, es como si fuera mi familia.

Después del trabajo, ¿cómo se distrae usted?

A veces voy con mi esposo a hacer mandados, vamos al banco, comemos un helado, damos una vuelta por Metrocentro o quizás comprar algo que hace falta para el colegio para mis hijos, cuando llego a mi casa me quito la gabacha y me convierto en mamá y esposa, se me olvida todo y me enfoco en ellos.

¿De la comida típica nica, cuál es la que más le gusta?

Todo, pero más el quesillo, me encanta el quesillo, el queso, no sé si es porque vengo del norte, pero todo lo que es lácteos, la crema, el queso, me encantan.