• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Padecer estrabismo representa un impacto fuerte para cualquier persona, más aún cuando de niños se trata.

La oftalmóloga pediatra Sylvia Bravo Mendiola comparte que el estrabismo es aquella patología en la que se observa el no alineamiento de los ojos. Especificó que ambos ojos deben estar debidamente alineados para poder tener una visión binocular, pero cuando uno de ellos está desviado, ya sea hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo estamos ante este padecimiento.SYLVIA BRAVO, OFTALMÓLOGA PEDIATRA.

Asimismo, la doctora Bravo Mendiola resaltó que "el impacto sicológico es muy importante en los niños con estrabismo, pues se sienten un poco deformes y van a recibir bullying, por lo que tienden a crecer con una autoestima afectada y no desarrollan al máximo el potencial que ellos tienen”.

De interés: Atienden a mil niños con problemas visuales

La especialista comparte con los lectores del suplemento ELLAS, ¿por qué se produce el estrabismo? y orienta cuándo es el momento idóneo para empezar a tratarlo, incluso para operar al niño.

¿Por qué se da el estrabismo?

Puede estar causado por problemas refractivos que indican que hay necesidad de usar lentes, ya sea por miopía o hipermetropía, también puede ser por un problema muscular que se da cuando un músculo ejerce más presión sobre el otro. El ojo tiene 6 músculos que lo mueven en todas las direcciones, ellos actúan en equilibrio para poder realizar todos los movimientos de manera simétrica. Cuando uno de los músculos guiña el ojo para su función se da el estrabismo. También están las causas neurológicas o parálisis de algunos de los nervios, así como también las tumoraciones de órbita que vienen empujando el ojo hacia adelante o hacia un lado.

¿Por qué generalmente el oftalmólogo no busca como causa primaria la tumoración?

Es porque cuando hay tumor el ojito está protruido, es decir, hacia afuera, así que cuando vemos que es un ojo con ubicación normal, pero que tiene desviación, entonces pensamos en estrabismo.

¿El estrabismo es de nacimiento o un niño puede nacer con los ojitos alineados y luego se le desvían?

Generalmente todos los niños nacen con los ojos alineados. En los primeros tres meses de vida cuando están aprendiendo a enfocar es posible que advirtamos la presencia de cierto estrabismo con los ojitos hacia adentro, pero es un reflejo normal que tiene que desaparecer a los tres meses porque es un exceso de enfoque. En ese reflejo ellos tienden a hacer endotropia, es decir el desvío hacia adentro, pero si pasan los meses y ese reflejo no desaparece entonces hay que empezar a estudiarlo para determinar si necesita lentes o si hay que empezar a hacerle ejercicios.

¿En qué momento los padres deben acudir al especialista?

Desde que se hace evidente. Hay estrabismos que se notan hasta los 3 años, pero hay otros que se manifiestan mucho antes y hay que acudirlos.

¿Hay algún tipo de estrabismo poco evidente?

Sí. Los niños tienen un mecanismo de colocación que es bien fuerte. Hay casos en el que los niños se levantan normal, y cuando ya vienen de clases, fatigados, se les ve un ojito desviado. También sucede cuando tienen sueño.

¿A qué edad los niños con estrabismo deben usar lentes?

Si al estudiar el estrabismo se diagnostica que es un problema refractivo, inmediatamente hay que prescribir los lentes, no importa la edad del niño, así esté de meses debe usarlos. Lo importante es que el cerebro se acostumbre a tomar las dos imágenes, pues el mecanismo de visión consiste en que tenemos dos imágenes que en el cerebro se hacen una, así que si no se corrige el ojo que se desvía, el niño verá con un ojo a un lado y con el otro hacia otro punto, por lo tanto tendremos dos imágenes y el cerebro termina bloqueando al ojo desviado y se queda sin ver, porque se vuelve ojo perezoso.

Si desde lactante vemos que el niño tiene estrabismo debemos corregirlo para cuidar su binocularidad, que es la que le da profundidad a la visión. Cabe resaltar que nosotros podemos ver tridimensional, porque vemos profundidad, pero si solo está un ojo no se desarrolla la visión de espacio y profundidad.

¿Cómo se logra obtener la medida precisa para los lentes de un bebé?

Son métodos diferentes. En los niños, como no leen ni hablan, hacemos los test de mirada preferencial, que son a raya, y el niño automáticamente desvía su mirada hacia donde está el patrón de rayas, con eso medimos agudeza visual. Luego ponemos gotas dilatadoras y con el retinoscopio con un movimiento de sombras sacamos la medida.

¿Qué pasa con la terapia de los parches? Algunos doctores lo recomiendan y otro no.

El parcheo es bien útil porque lo usamos para forzar al ojo que está viendo menos. Tapamos un poco el que menos se desvía para obligar al más desviado a estar en el centro. Este ejercicio es para fortalecer el músculo. El riesgo del parche es que podemos volver perezoso el ojo que está bueno. Lo que recomiendo es parcharlo primero por poco tiempo. Yo lo hago media hora por un mes y vuelvo a hacer las medidas. Si hay mejoría aumentamos a una hora, y así vamos evaluando hasta llegar a las 2 horas al día.

¿Qué criterios llevan al oftalmólogo a tomar la decisión de operar a un niño?

Cuando ya estamos seguros de que es un problema muscular, de que no es un asunto refractivo.

¿Qué tan complicada es la cirugía?

No es complicada. La técnica quirúrgica es sencilla, pero conlleva los riesgos de toda cirugía como las complicaciones por anestesia, el sangrado, se puede infestar. Los padres deben saber que en los niños es muy posible que una cirugía no sea correctiva, así que más adelante puede necesitar otra.

¿Qué cuidados hay que tener después de la cirugía?

Igual que en cualquier otra intervención. Es importante cuidar la higiene para evitar infecciones, que el niño tenga poca agitación es más que necesario.

¿Se pueden operar ambos ojos a la misma vez?

Sí.

¿Hay una edad idónea para operar a un niño?

No. Puede ser a cualquier edad. Después de la cirugía si había un problema refractivo el niño debe seguir usando sus lentes.