•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Que el bochorno y las altas temperaturas no alteren tu organismo durante este verano. Nuestros expertos de la salud nos comparten las claves para evitar los golpes de calor, la deshidratación y otras complicaciones. ¡Tomá nota! Sobre todo si tenés más de 50 años y sufrís de patologías cardiacas.

La ropa es tu defensa

Lo que llevés puesto en tu cuerpo es, de acuerdo al organismo Skin Cancer Foundation, tu primera línea de defensa, los expertos recomiendan usar ropa ligera, holgada y que te deje transpirar. Cuidá el tipo de fibra vistiendo las telas mate y procurando evitar los colores oscuros como el rojo o el negro, pues absorben más los rayos ultravioletas que el blanco o los colores pastel, bloqueando el paso de los Rayos Ultravioleta antes de que alcancen la piel. El dermatólogo Luis Quintanilla expresa que podés protegerte la cabeza con una gorra o sombrero, y llevar gafas de sol para la vista.

Hidratate con agua

El internista y epidemiólogo de la clínica del hígado, Fernando Ruiz, explica que “la deshidratación lo que hace es que dificulta la circulación, y quienes están más expuestos a sufrir estragos son las personas mayores de 50 años y los que tienen problemas cardiacos, sin embargo cualquier persona que no se hidrata adecuadamente puede resultar con un estrés cardiaco.” Ruiz aconseja que es clave consumir la mayor cantidad posible de agua (más de 2 litros) para evitar los estragos de la deshidratación, advierte incluso que tomar otro tipo de líquidos que contengan cafeína, alcohol o azúcar, no produce el mismo efecto.

Ventanas abiertas

Este tip lo recogimos del sitio La Vanguardia, “mantené tu casa lo más fresca posible. En las horas de sol dejá las persianas cerradas para que no entre el calor. En cambio, al anochecer abrilas al máximo para que se ventile la casa.

Durante la noche se recomienda dejar las ventanas abiertas. Así por la mañana la casa tendrá una mejor temperatura”.

Las horas

De acuerdo con el dermatólogo, las principales horas en las que los rayos del sol están más perpendiculares con la tierra son entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, por lo tanto, “hay mayor cantidad de rayos UV que llegan a penetrar nuestra piel, por consiguiente, hay que evitar o protegerse más del sol aunque sea a esas horas”. Indica que para evitar daños en la piel por la xerosis, que es la resequedad, la dermatitis seborreica, psoriasis, acné, dermatitis atópica, miliaria rubra o salpullido por consecuencia del sol, es indispensable utilizar un filtro solar que tenga un factor de protección mayor de 50.

Tareas domésticas

“Intentá no cocinar ni lavar ropa en las horas de mayor calor. Haciendo estas actividades generamos más humedad y esto hace aumentar la sensación de calor”, señala La Vanguardia.

El aire acondicionado

El doctor Fernando Ruiz, apunta que todos tenemos un sistema de calentamiento en las vías nasales y que este al pasar de una temperatura extrema a otra paraliza el cuerpo, “nosotros tenemos lo que técnicamente se llama cilios, en lenguaje popular unos pelitos que se mueven en todas las vías respiratorias, cuando estamos por ejemplo en el aire acondicionado (con frío excesivo, al de la temperatura del exterior) lo que sucede es que el movimiento de estos cilios se desigualan y eso predispone a infecciones respiratorias”. Lo que el médico sugiere es que al menos si permanecés en una oficina o en un aula de clases, le pidás a tus compañeros que regulen la temperatura del aire acondicionado, para evitar resfriados.

Electrodomésticos

“Desconectá los electrodomésticos que no utilicés en tu casa: son una fuente de calor. Cuando menos tengás conectados a la corriente tu hogar será más fresco”, orienta la Vanguardia.

Actividades

Huir del bochorno de la ciudad es lo que recomienda Farah Eslaquit, coach de nutrición Fitness. ¿Cómo? “si vas a la playa procurá salir a caminar o disfrutar de la playa por las mañanas, con tus amigos o familia, buscá lugares frescos como el volcán Mombacho, que te permita aprovechar tus días libres y darte un respiro del calor de la ciudad”.

Además, Eslaquit aconseja consumir vegetales y frutas, pues aportan un alto contenido de agua.