•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando era niño soñaba ser arquitecto, ingeniero industrial y curar el cáncer, pero al final sintió que lo suyo era la cirugía plástica reconstructiva, de la cual hoy es uno de los más prestigiosos especialistas del país.

Al doctor Mauricio Mendieta su padre le heredó su vocación profesional, ya que siguió sus pasos para servir a la sociedad nicaragüense. Solo que él quiso ir más allá y se especializó en reconstrucción de mamas y extremidades inferiores, por medio de microcirugías.

Mauricio Mendieta Espinosa nació en Managua, pero su mamá es boaqueña y su papá jinotepino, ambos emigraron a la capital cuando él estaba niño. Su adolescencia la vivió en Costa Rica y en Estados Unidos, donde terminó su secundaria en una academia militar y luego viajó a México a estudiar Medicina, posteriormente regresar acá para continuar sus estudios de cirugía general. Aquí se casó y después regresó al país azteca a realizar la especialización en cirugía plástica.

El doctor Mendieta se siente afortunado por haber estado durante cinco años en el Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños, donde logró desarrollar y ampliar sus conocimientos en cirugía reconstructiva ante la necesidad de muchos pacientes que la ameritan.

Actualmente dirige el centro de cirugía plástica reconstructiva y microcirugía del Hospital Metropolitano Vivian Pellas de Managua, donde está al frente de un grupo de cinco especialistas que tienen la misión de ayudar y restaurar a todos aquellos pacientes desde el punto de vista estético funcional con procedimientos de cirugía plástica avanzados.

¿En qué casos la cirugía plástica reconstructiva es necesaria?

La operación se amerita en aquellos casos que necesitamos reconstruir primero la funcionalidad,  que tal vez no puede movilizar muy bien una pierna, que no puede movilizar una mano, que no puede movilizar bien su cabeza por una cirugía que le hicieron previamente, probablemente con fines de curación de enfermedad.

Ya después viene la parte de reconstrucción como tal, en donde buscamos primero restablecer la función, que ese cuello se pueda movilizar adecuadamente con esa reconstrucción, luego de ocuparnos de esa función, seleccionar el mejor tejido para que se vea lo más espectacular posible para que no haya estigma de esa cirugía.

¿Qué tipo de atención va a brindar este nuevo centro de cirugía plástica?

El centro tiene como objetivo atender a estos pacientes con problemas estético-funcionales, reconstrucciones inmediatas o tardías en caso de cáncer o de trauma, o de cirugías previas que hayan tenido, en donde cada especialista va a tener un área de trabajo. Tenemos un cirujano en reconstrucción de cabeza y cuello, uno en cirugía de mano y plexo branquial, uno en reconstrucción de mamas, uno en cirugía cráneo-facial, otro en contorno corporal en pérdida masiva de peso, hemos captado a los mejores especialistas de esas áreas en nivel nacional , el paciente cuando viene acá a pasar consulta va con el especialista en esa área en específico, son consultas que duran hora, hora y media, en donde después que se hace un análisis del paciente lo discutimos entre todos, porque todos tenemos las mismas bases, conocemos de todo en la parte de cirugía plástica y vemos cuál es la mejor opción para el paciente.

Aquí nos apoyamos de medios diagnósticos, con radiología, si vamos a planear un tipo de este procedimiento, sabemos que podemos visualizar una arteria y una vena de un milímetro con una tomografía, entonces vamos haciendo todas las interconsultas con las demás especialidades en un tratamiento multidisciplinario entre varias especialidades, luego los seguimientos son continuos, para nosotros son muy importantes los seguimientos a largo plazo, nosotros tenemos pacientes que tienen 10 años, que los estamos viendo anualmente, eso para brindarles mejores resultados y ver que el paciente vaya bien en ese proceso posterior a la cirugía.

¿Cómo va a funcionar el nuevo centro de cirugía plástica reconstructiva?

El hospital está bajo la visión de crear nuevos modelos de centros y clínicas, en donde sean más especializadas ciertas áreas, tenemos la clínica de neurociencia, la clínica de diabetes, está la de cardiología, va a estar la de oftalmología, la de ortopedia, es un poco que la gente sepa dónde ir dentro del hospital, estos centros se crean en base a estándares propios de cada especialidad, como tal me refiero a crear políticas de desarrollo de comunicación, medidas de seguridad, para consentimiento informado, flujos operativos, todo eso en cada centro y tener a los mejores especialistas, que podamos contar con ellos para realizar y desarrollar nuestra práctica profesional.

¿Cuál es la meta a mediano plazo?

Nuestra meta es que el centro vaya creciendo en base a las necesidades que tengamos, creo que se ha empezado muy bien, que vamos a crecer más, queremos hacer alianzas con otros centros hospitalarios, a nivel internacional ya tenemos contacto con el hospital metodista de Houston, Seúl, Corea, también con varios centros de México en donde estamos en la educación médica continua, compartiendo experiencias entre uno y otros centros, discutiendo casos difíciles de pacientes para en consenso llegar a la mejor solución.

¿Cuál es la mayor satisfacción que le ha dado esta profesión?

Muchísimas, pero, creo que la mayor satisfacción siempre es el bienestar del paciente, ver esa sonrisa y ese cariño que también le trasmite uno al paciente,  que con solo una sonrisa brinda su gratitud porque a veces el paciente o muchas personas tienen una malformación congénita o tiene secuelas de cáncer y luego que se ven reconstruidas, es un paciente que le trasmite a uno mucho agradecimiento y eso, irse a dormir uno todos los días con eso, lo llena mucho en la parte profesional, sabiendo que está haciendo bien las cosas y que también queremos seguir mejorando para hacerlas mejor.