Adela Reyes
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un viejo proverbio dice que un hombre cava su propia tumba con su tenedor y su cuchillo. ¡Es totalmente cierto! En la actualidad somos una de las sociedades que más come y menos alimentada está que haya vivido jamás.

La mayoría de los problemas de salud actualmente están causados por abuso en la dieta. Los malos hábitos alimentarios y una vida sedentaria están relacionados con más de la mitad de las muertes.

La dieta es el factor importante en los riegos de enfermedades coronarias, ciertos tipos de cáncer y derrames. La diabetes (la séptima causa de muerte), la hipertensión y la obesidad.

Estas enfermedades provocan considerables gastos médicos, pérdidas de trabajo, discapacidades y muertes perturbadoras, que en su mayor parte son innecesarias, ya que una proporción de esas enfermedades se considera evitable por medio de una alimentación saludable y si la combinamos con actividad física, tendremos mejores resultados.

¿Obeso y a la vez con hambre?

Puede que realmente estemos muriendo de hambre desde un punto de vista nutricional, mientras al mismo tiempo nos ponemos más obesos. El resultado final de este abuso de nuestro cuerpo es la enfermedad y la muerte.

¡Realmente estamos cavando nuestra tumba con nuestros tenedores y cuchillos! Como resultados de nuestros excesivos caprichos, tenemos una epidemia de enfermedades.

Muchas personas tienen la idea equivocada de que pueden existir a base de comida chatarra y después tomar un complejo vitamínico o una multitud de vitaminas cada día y seguir manteniendo una salud excelente, esta es una gran ignorancia.

La mayoría de personas están adictas al azúcar, alimentos procesados por comodidad. Sin embargo, el precio que usted estará pagando en un futuro no justifica la comodidad a corto plazo.

Los alimentos procesados son otro método de abuso dietético de nuestro cuerpo. Generalmente están tan manipulados para prolongar su vida que son muy deficientes en nutrientes contienen aditivos alimentarios, edulcorantes, condimentos, agentes colorantes, conservantes y otros productos químicos. Como resultado de ingerir alimentos procesados, nuestros tejidos y órganos deben continuamente extraer de las reservas de nutrientes almacenadas en nuestro cuerpo, preparándonos para una deficiencia de nutrientes. No es sorprendente que estemos comiendo demasiados alimentos procesados y a la vez estamos mal alimentados. Estos alimentos proporcionan muchas calorías y pocos nutrientes, como resultado final es una cintura, caderas y glúteos cada vez mayores. Engordamos cada vez más, forzando a nuestros cuerpos a quejarse bajo la carga de esas libras extras. Pero en términos de alimentación real, es cada vez es menor. Un estilo de vida saludable es lo que puede prevenir o mejorar tu bienestar, comienza por eliminar drásticamente la cantidad de alimentos fritos, procesados, grasas saturadas y el exceso de azúcar.

Comer verduras y frutas cada día, carnes magras, cereales integrales, también hidrata tu cuerpo. Evita el exceso de proteínas. Si, está claro que pierden peso; pero los efectos a largo plazo de esta dieta pueden ser muy peligrosos y pueden conducir a muchas enfermedades degenerativas. Recuerda elegir muy bien tus alimentos, evita las situaciones de estrés, realiza ejercicios y trata de vivir feliz cada día, no solo cambies tú, motiva a tu familia una vida más saludable, así poco a poco todos disfrutaremos más de un bienestar.