• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Controlar tu propio cuerpo siempre será un gran desafío y poder permanecer en un handstand (puesto de mano) es difícil debido a que es una posición a la que el cuerpo y la mente no están definitivamente acostumbrados. El handstand es un movimiento básico de gimnasia que es utilizado en yoga, crossfit y algunas veces en funtional training.

Sin importar la disciplina que una persona practique, este siempre será un ejercicio que requiere de mucha técnica pues “los hombros colapsan, la sangre se nos viene a la cabeza y respirar se vuelve una tarea supercompleja”, sostiene Julián Londoño, coach de crossfit del centro de acondicionamiento físico UTraining & Fitness Center.

¿En qué consiste el ejercicio?

El ejercicio consiste en llevar tu cuerpo en una línea recta apoyado en las muñecas, con las puntas de pies apuntando hacia el techo y controlarlo la mayor cantidad de tiempo posible.

De acuerdo con Londoño, una buena técnica consta de un sin número de ejercicios que ayudan a lograr una excelente parada de manos, clave para tener un abdomen fuerte y autoconfianza al momento de la ejecución.

Con la caminata de manos lográs ejercitar de forma isométrica los hombros, el abdomen y lógicamente los brazos.

¿Los errores más comunes al ejecutarlo?

El coach dice que normalmente se ejecuta sin los principios básicos que son, piernas juntas y apretadas todo el tiempo, abdomen apretado, muñecas hacia afuera, puntas de pies hacia el cielo y cabeza adentro. “Muchas personas se lanzan a ejecutarlo sin asegurarse de cumplirlos y lógicamente son ineficientes”.

Si estás iniciando en alguna de las disciplinas que antes mencionamos y el temor se ha apoderado de vos, Julián Londoño nos comparte unos tips:

-Para lograr un Handstand hay que cumplir con los principios básicos del ejercicio, al empezar podemos apoyarnos de una pared, asegurarnos de mantener los hombros bloqueados y el abdomen apretado todo el tiempo.

-Una vez que dominemos el ejercicio en la pared, podemos empezar a intentarlo sin ella y con la supervisión de otra persona que nos ayude a controlar tomándonos de las pantorrillas.