Adela Reyes
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Hola mi gente fitness. Esta información la hice dedicada a una de mis chicas fitness.

Sabemos que después de un parto el abdomen tarda un tiempo en recuperarse y que esos vientres planos que vemos en las famosas al poco tiempo de dar a luz no reflejan la realidad que vivimos muchas mamás, pero si después de unos meses tu abdomen no ha recuperado el tono y parece que vuelves a estar embarazada, deberías preguntarte ¿por qué?

En algunos casos solamente se debe a una debilidad de la musculatura de la faja abdominal propia del posparto, pero en otros casos se puede unir además una diástasis abdominal.

¿Qué es exactamente una diástasis abdominal?

La diástasis abdominal o diástasis de rectos es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo que, en condiciones normales, los mantiene unidos entre sí, y a la línea media del cuerpo, la denominada línea alba.

La diástasis es un problema funcional y estético más habitual de lo que puede parecer. Todos podemos llegar a tener una separación de rectos, independientemente de la edad, de si eres hombre o mujer, de si realizas deporte habitualmente o eres una persona sedentaria.

Si bien es cierto, hay un periodo crucial en la vida de la mujer que aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir una diástasis abdominal, y efectivamente nos afecta en el embarazo. Nada menos que un 66% de las embrazadas tiene diástasis en el tercer trimestre.

Factores que generan una diástasis

Aumento de peso

Los aumentos excesivos de presión en la cavidad abdominal provocados por un incremento del peso corporal pueden provocar que la línea alba se dañe al no soportar la tensión a la que se ve sometida.

El embarazo

Durante la gestación se produce una respuesta fisiológica natural en el cuerpo de la futura mamá para adaptarse a los cambios que genera el crecimiento del bebé. A fin de brindarle el espacio que necesita para desarrollarse, tiene lugar una gran distensión en los tejidos de la pared abdominal. Esto se une, además, a un importante cambio hormonal, aumentándose la concentración de hormonas como la progesterona, elastina y estrógenos, que alteran la composición del colágeno, haciendo que se debilite el tejido conectivo que une los rectos.

Los embarazos múltiples, los bebés de mucho peso o una embarazada con poco tono muscular, son otros de los factores de riesgo en la aparición de la diástasis.

El parto

No solo el embarazo puede provocar la separación de los rectos del abdomen. Los partos complicados con muchas horas de pujo también pueden dañar este tejido. Y las cesáreas no son ninguna garantía para evitarlo: también hay pacientes con diástasis que han dado a luz por cesárea.

Trabajo abdominal

Cuando ejercitas los rectos del abdomen aumentas la presión en el interior del compartimento abdominal, algo que también sucede cuando realizas grandes esfuerzos mantenidos o continuos, como cargar y transportar pesos elevados.

¿Cómo mejorar una diástasis?

La gimnasia abdominal hipopresiva o mejor conocida como Low Pressure Fitness, es la mejor manera de recuperación para el posparto. A la hora de realizar los ejercicios de gimnasia abdominal hipopresiva, debes estar muy pendiente de la respiración y el abdomen se “mete para adentro”, pero lo más importante es la postura, así que comienza a ponerlos en práctica, poco a poco veraz cómo tu abdomen vuelve a tomar su forma.