•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Humanista, solidario, amante de su profesión, el doctor Leandro Chamorro es uno de los más experimentados oftalmólogos que tiene Nicaragua.

Padre de 6 hijos, abuelo de diez nietos, con 69 años bien vividos, 43 de ellos al lado de su esposa chinandegana Ana Cecilia Calleja, Leandro Chamorro César es una institución en materia de medicina ocular, especialidad que estudió en el Hospital Clínico de la Universidad Complutense de Madrid después de graduarse de médico general en la UNAN- León, de Nicaragua.

En la década de los 80, con el triunfo de la Revolución Sandinista de 1979, el 80 por ciento de los médicos especialistas se fue del país, pero el doctor Chamorro fue uno de los cinco que se quedaron. Durante ese tiempo trabajó para el Ministerio de Salud (Minsa), fue jefe de la especialidad de oftalmología, docente, presidente de la Asociación de Oftalmólogos de Nicaragua y contribuyó a la creación del nuevo pénsum académico de oftalmología, así como también al traslado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-León a la UNAN-Managua, donde también aportó como  catedrático a la formación de varias generaciones de especialistas en oftalmología.

El doctor Chamorro César ha realizado más de 700 operaciones de cataratas de forma gratuita en el hospital de Granada, donde por más de 18 años, de forma altruista, ha colaborado en un programa social para atender a personas de escasos recursos de San Juan del Sur, Granada, Masaya y algunos de Managua.  Desde 1999, año en que dejó el Minsa, atiende en su clínica privada a la población de Nicaragua. 

¿Por qué decidió especializarse en oftalmología?

Seguí el ejemplo de mis tíos. Estudié medicina y me gustó la cirugía, practiqué mucha cirugía general, cesáreas, pelvis, etc., pero un médico de apellido Garay  terminó de convencerme para que  me gustara la oftalmología, cuando él se iba de vacaciones, me dejaba su clínica y después me establecí con mi clínica, fue difícil al inicio, después comencé a trabajar en el hospital Bertha Calderón.

¿Qué enfermedades de los ojos son las más frecuentes?

Aquí atiendo mucho la conjuntivitis, esto lo provoca la falta de higiene, el polvo, el viento contaminado, la persona se toca los ojos con la mano sucia. También puede ser bacteriana, química, física, por soldadura, por ejemplo, cuando alguien está soldando y no usa anteojos de protección, eso provoca una quemadura que se llama conjuntivitis actínica, también  puede ser alérgica, en el verano el viento trae polen, polvo, pica pica y eso provoca conjuntivitis alérgica.

Después están las cataratas, que es causa de ceguera en el mundo. La ventaja de la catarata es que es una enfermedad que es reversible. Si se opera a tiempo, el paciente, si no tiene glaucoma, no es hipertenso, ni tiene ningún problema en la retina ni el nervio óptico, puede recuperar hasta el 100 por ciento de la visión.  La segunda patología  más importante después de  la catarata es el glaucoma, que es la presión alta de los ojos. Con esta el paciente no se da cuenta porque no da síntomas, si el paciente nunca se ha ido a tomar la presión de los ojos, solo va a la óptica y no va al oftalmólogo, no se entera , porque hay que revisar el fondo de sus dos ojos, tomar la presión intraocular y con esos dos parámetros, si uno sospecha que no están normales, hay que mandarle un examen de  campo visual para hacer un diagnóstico y tratarlo a tiempo, porque la ceguera que provoca el glaucoma es irreversible, no regresa la vista, ya que es un daño al nervio óptico.

Otra causa de ceguera son las heridas de córnea. Obreros que se ponen a taladrar, clavar o esmerilar y no usan anteojos protectores,  salta un cuerpo extraño y se les introduce, perfora la córnea, llega a veces hasta la retina o al nervio óptico y causa ceguera  irreversible, pero también hay cegueras que son reversibles, porque si solo es una herida de córnea que no afecta el eje visual, hay que hacer un trasplante de córnea, que ya se realiza en Nicaragua.

¿Qué satisfacciones le ha dado esta profesión?

La profesión de médico siempre da satisfacciones porque le podés ayudar a la gente, haber operado gratis a más de 700 personas que padecían de cataratas me dejó mucha alegría, porque creo que todos los médicos estamos obligados a hacer una labor social, pues en todo el mundo hay gente de escasos recursos que necesita ayuda. Devolverle la vista a un paciente completamente ciego al operarlo de catarata, eso llena de satisfacción, además, es una alegría el reconocimiento de mi familia, los amigos, el respeto y cariño de las nuevas generaciones de oftalmólogos que gradué, eso da muchas posibilidades de quedar satisfecho. 

¿Cómo se describe en pocas palabras?

Considero que soy una buena persona, amigable, no soy egoísta, amo mi profesión, a mi familia, me gusta el deporte que hago, compartir en familia y mis amigos, no soy conflictivo.

Para hacer énfasis en lo anterior, el doctor chamorro César recuerda las palabras que dijo durante la misa que se realizó hace dos años en el colegio Centroamérica por motivo del bachillerato.

Si volviera a nacer, me gustaría ser hijo de los mismos padres, estudiar en el mismo colegio, tendría los mismos compañeros, estudiaría en la misma universidad, la misma carrera, la misma especialidad,  tendría los mismos compañeros de espacialidad, me casaría con la misma mujer, tendría los mismos hijos, tuviera los mismos hijos, los mismos amigos y haría los mismos deportes.