•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ya sea por genética, por un uso inadecuado del calzado, enfermedades del pie o por la existencia de otras patologías como por ejemplo, artrosis y artritis reumatoide, los juanetes se evidencian como una protuberancia prominente que afecta a la primera articulación metatarsofalángica con desviación del primer metatarsiano y del dedo gordo del pie, que aparte de la deformación, suele causar dolores a quien los tiene, según explica la doctora Karla García.

La doctora refiere que el dolor suele ser intermitente y viene dado según progresa o aumenta la deformidad, a la vez aclara que lo que duele no es el hueso, si no las partes blandas de la articulación afectada, como pueden ser la musculatura, ligamentos y cápsula articular. De ahí que destaque la importancia de detectar a tiempo cualquier alteración de la pisada para así frenar el desarrollo del juanete, por ejemplo, mediante una plantilla que distribuya correctamente las cargas y libere la primera articulación metatarsofalángica.

Para tratarlos

Usar calzado con puntera amplia, que tenga suela blanda y en dado caso de que este tenga tacón, que sea máximo de 3 a 4 centímetros; además de considerar el uso de plantillas correctoras; separadores interdigitales, hacerse estiramientos, masajes y utilizar vendajes estabilizadores de la articulación; son algunas recomendaciones que brinda García para evitar o ir tratando los primeros síntomas de los juanetes. “El objetivo de tales sugerencias es lograr la correcta alineación del dedo gordo del pie con el primer metatarsiano, para así evitar la sintomatología dolorosa”, aconseja la doctora. 

Pero si la persona se siente más segura visitando a un podólogo, este se encargará de recomendarle una terapia ortopodológica mediante el uso de plantillas y ortesis de silicona, las cuales frenarán la evolución de la deformidad y aliviarán los dolorosos síntomas, aunque deja en claro que estos nunca corregirán la deformidad existente. “Hay que reducir o incluso evitar el uso de zapatos de tacón y las puntas estrechas, ya que influyen directamente en el desarrollo del juanete”, destaca García.

La doctora señala que para las deformidades importantes, es decir, cuando los juanetes interfieren en las actividades cotidianas del paciente a causa de las molestias, y habiendo fracasado en otros tratamientos, la recomendación sería someterse a una cirugía, a fin de corregir la deformidad por completo. En este punto, será el especialista quien valore la técnica a realizar en función de las características de la deformidad, concluye García.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus