• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Darle una oportunidad de recuperación a otra persona es una de las acciones más altruistas que puede hacer un individuo al momento de disponerse a donar sangre. Hoy, 14 de junio es el Día Mundial del donante de sangre, un buen día para reflexionar sobre esta gran opción de ayudar a la salud de quienes más lo necesitan. Por si has contemplado alguna vez donar un poco de tu sangre, el bioanalista clínico, Óscar Manuel López Ñamendy, indica que para nuestro país, los requisitos son los siguientes: estar en buen estado de salud general, tener entre 18 y 65 años de edad, pesar más de 110 libras, tener valores de presión arterial dentro de los límites que se consideran adecuados, y no presentar fiebre o haber padecido alguna enfermedad en los últimos 7 días.

“Es importante también que al donar sangre, el donante responda con total sinceridad las preguntas que el personal le vaya a realizar, ya que esto ayudará en la prevención de reacciones adversas e infecciones en los receptores de los paquetes hemáticos”, manifiesta López. A la vez, el especialista explica que el tipo de sangre de una persona se determina por los sistemas ABO y RH, dándonos de esta forma la clasificación de los grupos sanguíneos: A, B, O, AB y los RH positivos y negativos. Según registros de la Organización Mundial de la Salud, OMS, 108 millones es el número de donaciones de sangre realizadas cada año en todo el mundo.

En Nicaragua, señala López, el grupo sanguíneo más común es el O positivo (80%), lo cual lo hace el tipo de sangre con más demanda, seguidos por el A positivo y el B positivo, aunque claro está que esto no resta importancia a la necesidad de contar con paquetes sanguíneos de todos los tipos. El O positivo es considerado como el Dador Universal, por ser compatible con la mayoría de los grupos sanguíneos.

“La cantidad de sangre que se le extrae a una persona en la donación es de aproximadamente 450 ml, lo cual no representa una cantidad que amenace el buen estado de salud del donador”, refiere López. Al terminar de donar, la persona debe evitar realizar actividades extenuantes y descansar al menos media hora, tomar abundante líquido y evitar ingerir bebidas alcohólicas.

Estelí inicia campaña para donación de sangre

Acción necesaria

El bioanalista clínico expresa que la donación sanguínea es muy necesaria y de vital importancia en ciertos casos médicos. La sangre obtenida en la donación voluntaria puede ser utilizada por las mujeres con complicaciones obstétricas (embarazos ectópicos, hemorragias antes, durante o después del parto); los niños con anemia grave, a menudo causada por el paludismo o la malnutrición; las personas con traumatismos graves provocados por las catástrofes naturales o accidentes; y muchos pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas, así como también enfermos de cáncer.

También, menciona que se precisa sangre para realizar transfusiones periódicas en personas afectadas por enfermedades como la talasemia o la drepanocitosis; asimismo, se utiliza para la elaboración de diversos productos, por ejemplo factores de coagulación para los hemofílicos. “Existe una necesidad constante de donaciones regulares, ya que la sangre solo se puede conservar durante un tiempo limitado y luego deja de ser utilizable”, detalla el especialista.

Excepciones

Las personas que no pueden donar sangre son aquellas que padecen enfermedades cardiacas, pulmonares, que tienen asma bronquial, tuberculosis activa, hipertensión arterial no controlada, accidente cerebrovascular, anemia, trastornos de la coagulación o cáncer, enfermedades renales, o manifestaciones clínicas que puedan estar asociadas con SIDA. En el caso de las mujeres es importante abstenerse de donar durante el embarazo, hasta cumplir 8 semanas después del parto y 12 meses luego de cesárea o aborto seguido de legrado.

Te puede interesar: Los homosexuales podrán donar sangre en Suiza

El proceso para la donación

Llegar desayunado, y especialmente en épocas calurosas beber líquido antes y después de donar

Acudir al Banco de sangre: puede ser el de los hospitales o clínicas, o en las campañas de donación voluntaria de sangre.

Identificarse, si sos nicaragüense debés presentar tu cédula. Los extranjeros, el pasaporte o carnet de extranjería.

Responder con responsabilidad: la entrevista es confidencial, y su finalidad es proteger al donante y a la persona que recibirá la sangre.

Evaluación médica: te tomarán la presión arterial y el pulso y, a través de un pequeño pinchazo en el dedo índice, llenarán un capilar para saber tu hematocrito (identificar si tenés anemia o no).

Ahora a donar: vas a pasar al área de extracción donde estarás recostado en un sillón. El procedimiento de donación toma aproximadamente 10 minutos.