• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El cáncer en los huesos es uno de los menos frecuentes, sin embargo, el doctor Silvio Jiménez, especialista en oncología ortopédica, asegura que este atenta contra la vida del paciente al igual que cualquier otro tipo de cáncer.

Cabe señalar que los niños son vulnerables al cáncer de hueso por lo que el especialista señala los signos de alarma que todos los padres deben tomar en cuenta.

¿Qué huesos son los más propensos a presentar tumoraciones?

Cualquier hueso puede presentar una tumoración, sin embargo, hay huesos en los que se presenta mayor incidencia como los huesos de la rodilla, la tibia proximal y el fémur distal. Se pueden diferenciar los tumores óseos según la edad del paciente. En niños son más frecuentes. Hay osteocondromas que están en la parte terminal del hueso y es el más frecuente de los tumores benignos en niños.

También están los encondromas que son tumores dentro del hueso y a medida que el niño va creciendo se van separando.

De los tumores malignos el más conocido es el osteosarcoma que tiene la propiedad de hacer metástasis. El sitio más frecuente donde aparece es en la rodilla.

Niños con cáncer, los pequeños héroes que recorren Managua

¿Qué signos de alarma existen sobre la existencia de un tumor?

El tumor benigno es el más frecuente. Casi siempre se encuentra por casualidad. Si el niño sufre un golpe y se le hace una radiografía se descubre que tiene la tumoración. Generalmente los tumores benignos no duelen.

En los tumores malignos vamos a encontrar que la pelotita va creciendo y creciendo. El otro signo que es muy importante es el dolor. Si el niño se queja, el dolor no mejora con reposo y tiene más de 15 días de evolución, debemos preocuparnos.

¿Hay riesgo de confundir este dolor con otras patologías?

Sí. Debemos diferenciarlo, por ejemplo, del dolor de crecimiento, que es cuando el niño juega todo el día sin ningún problema, pero en la noche empieza a quejarse de dolor, pero es normal. El problema es cuando el dolor es crónico y sobre todo cuando va creciendo la masa.

¿Existe alguna relación entre los golpes y la aparición de tumoraciones?

No. En el 99% de los casos, la aparición de tumores es de origen genético. Las células del hueso en los niños ya traen una codificación genética para transformarse en una célula maligna. Esta célula va creciendo y se multiplica rápidamente, a la vez que va destruyendo el hueso creando microfracturas. Cuando el niño sufre un trauma directo, el tumor se fractura y es cuando el niño empieza a tener dolor.

¿Qué tanta es la incidencia del cáncer de huesos?

Realmente la incidencia es muy baja, prácticamente es del 2%, sin embargo, la importancia es que pone en riesgo la vida del paciente, y el tratamiento es más confiable si se diagnostica de una manera temprana, cuando el tumor está en su etapa inicial. Una vez que ya hizo metástasis y se fue a los pulmones, el diagnóstico es bastante complicado.

¿Hay una edad en la que seamos más vulnerables a padecer cáncer de huesos?

Hay tumores que son de predilección en las primeras etapas de la vida y hay otros que vienen en la vida adulta, son tumores totalmente diferentes. En la adultez devienen generalmente de etapas degenerativas y también metástasis de otros tipos de cáncer.

Dos tercios de las mutaciones que causan cáncer se deben al azar

¿La osteoporosis es cáncer?

No. Es una enfermedad metabólica que se debe a un desbalance entre la agregación de calcio y la reabsorción. En las mujeres, principalmente después de la menopausia hay un desbalance hormonal entre la formación y destrucción de huesos, es un proceso normal. El equilibrio se pierde y es mayor la destrucción de huesos que la formación, se llega a un proceso de desmineralización y el hueso se va haciendo más débil por lo que la paciente es más vulnerable a fracturarse.

¿Puede hacer algo la mujer para evitar la osteoporosis?

Sí. En las etapas tempranas, antes de la menopausia, debe hacer ejercicios físicos, porque eso fortalece los huesos, también debe incrementar la ingesta de calcio, ya sea por la alimentación con un vaso de leche diaria, o a través de tabletas.

¿Qué pasa con los desgastes de hueso?

No tiene relación con cáncer, simplemente es el efecto mecánico de fricción de toda la vida, generalmente son en la cadera y la rodilla.

La biopsia es el examen más importante para la detección del cáncer, de eso va a depender el tratamiento. Las cirugías son conservadoras, no se busca quitar el hueso, pero eso dependerá del momento en que se detecta la enfermedad.

¿Cuál es la expectativa de aparición?

Depende del tipo de tumor y del grado de diferenciación celular. Puede ser diferenciado o desdiferenciado, hay tumores que son altamente metastásicos cuando son tumores malignos hay que hacer quimioterapia para mejorar la enfermedad sistémica y la cirugía es para el tratamiento local.