•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Terminás la mayoría de los días sintiendo que no has aprovechado bien el tiempo, que te quedan innumerables asuntos pendientes y que no te alcanzan las horas para cumplir con tu trabajo, atender a tus seres queridos y disfrutar de tus aficiones? 

En la actualidad, el mundo se mueve muy rápido, más que hace 20 años y ahora de acuerdo a la máster en psicología clínica Arlen Valdivia,  nos toca no solo adaptarnos al ajetreo diario sino también “migrar, adaptarnos y tener éxito”.

¿Qué hábitos nos ayudan a ser más productivo laboralmente y por consiguiente a disminuir el famoso estrés laboral? Valdivia nos propone algunas claves:

No te fíés de la memoria

Utilizá una agenda para anotar lo más importante de tu día a día, ojo con eso, debe ir en orden de prioridades, conforme vayás logrando tus tareas del día las podés ir tachando, te dará más seguridad ver que vas avanzando, otra opción es utilizar tu celular con alarmas recordatorias, así será más fácil terminar tus tareas diaria

Delegá

Normalmente sabemos cuánto y cómo vamos a lograr las tareas y proyectos que tenemos encomendados, no te olvidés que trabajás en equipo, podés contar con los que te rodean, recordá que los buenos líderes saben delegar tareas y empoderar a su equipo.

Cumplí tu horario

Esto es difícil muchas veces de cumplir pero lo mejor es que llegués temprano y te vayás a la hora establecida dentro de la compañía, no te llevés trabajo a casa (influye negativamente en tu ambiente familiar). Si te vas muy tarde a excepción de épocas clave, das a entender que no tenés mucha productividad.

Sé asertivo

Esto implica responsabilizarte por lo que podés hacer, decir no, no es un pecado, podés hacerlo y explicar el porqué no lograrás la solicitud establecida para que puedan re direccionar la solicitud o lleguen a un acuerdo, es mejor decir no,  que decir que sí y quedar mal porque no lograste el objetivo.

Evitá distracciones

Estarás pensando que soy muy exigente, somos seres humanos y es imperativo la necesidad de las relaciones sociales, claro que podés conversar con tus compañeros, revisar tus correos o redes sociales o si es posible leer noticias, sin embargo todo a su tiempo, cada persona se conoce, si sabés que entrar a una de tus redes sociales te distrae demasiado, podés intentar hacerlo a la hora de almuerzo o 5 minutos antes de ir a comer, así minimizás el tiempo de poder distraerte o si tenés muchos mensajes personales sin leer es preferible revisarlos en casa o leer las noticias por 10 minutos antes de salir de casa. También cada cierto tiempo podés estirar tus piernas y brazos, (en ese momento podés saludar a tu compañera de trabajo con la que te gusta conversar).

Además recogimos del sitio EFE dos claves expuestas por Ignacio Buqueras y Jorge Cagigas autores del libro ‘Dejemos de perder el tiempo’ que te ayudarán a gestionar el tiempo en el trabajo, obtener una mayor productividad y aumentar la satisfacción, motivación e integración en las empresas.

Utilizá racionalmente las tecnologías

Estos autores sugieren planificar espacios como el de cerrar el correo electrónico para realizar las tareas concentrado y sereno. “Una vez abiertos, los emails que lo requieran deben ser contestados en el momento, dejando para más adelante los que precisen una respuesta reflexiva y eliminando los que no interesen o hayan sido ya resueltos”, añaden. En cuanto a los emails que se envían, Buqueras y Cagigas señalan que tienen que ser “concisos y claros” y estar identificados “con un título preciso, por si hay que rescatarlos del archivo, ya que así se pierde menos tiempo buscándolos”.

Desconectate

Mientras que internet, el correo electrónico, el teléfono fijo y el móvil han de ayudar y no interrumpir el trabajo, fuera del ámbito laboral hay que gestionar bien el uso del teléfono móvil y del portátil, “porque no se trata de estar conectado a la empresa 24 horas al día todos los días, ni tampoco de llevarse trabajo a casa”, advierten estos autores.La psicóloga clínica Arlen Valdivia concluye que “ es importante revisar tu agenda por la noche para que te prepares mentalmente a tu día, no olvides que Jonas Edward sostiene que la recompensa del trabajo bien hecho, es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho”.