•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Marlon Duarte Munguia tiene 7 años. Es un niño muy aplicado en sus estudios, le encanta jugar fútbol y jugar con su papá a las escondidas. Según su mamá, Kenia Munguia, la energía que carga para jugar se debe en gran parte a que come muy sano, una tarea que no ha sido fácil para sus padres por las chiverías con que se encuentra en la escuela, en las pulperías y que sin duda compiten con una sana alimentación. No obstante, con un poco de ingenio y diversión han logrado que Marlon ingiera lo que necesita para tener un buen desarrollo.

La nutricionista Ligia Ochoa, explica que durante la infancia se establecen los hábitos alimenticios que posteriormente serán difíciles de cambiar. “Con hábitos adecuados en la alimentación y en el estilo de vida, contribuimos de forma positiva en la construcción y modelado de su cuerpo y en la mejora de su salud, rendimiento físico e intelectual”.

Una alimentación correcta durante la infancia es importante porque el organismo del niño se encuentra en crecimiento y formación, razones por lo que es más vulnerable ante cualquier problema nutricional, enfatizó Ochoa.

La doctora Teresa Cano Fernández, Pediatra en el Hospital del Maestro y Máster en Salud Sexual y reproductiva y posgrado en Nutrición Clínica explica que la nutrición de una madre es fundamental para el buen desarrollo de los órganos del feto y su adecuado crecimiento y maduración, debe incluir granos enteros, proteínas de alta calidad, frutas y verduras frescas abundantes y 10 vasos de agua al día.

Se recomienda una sola comida o bebida de soya al día, de 20-106gr al día diario. Para menores de 18 meses debe consultar con el pediatra, pero ayuda mucho cuando hay diarrea por la fibra y la facilidad de digestión.

Los niños recién nacidos, quienes deben ser alimentados con leche materna. No obstante, si existe alguna razón por la cual no pueden ser alimentados con leche materna, se deben alimentar con una formula láctea especializada, modificada y purificada, como la ingesta de soya que es una proteína muy saludable, con grasas saludables, pero como todo, en exceso no es bueno. “Yo siempre recomiendo seno materno exclusivo lo primeros 6 meses y después agregar   purés de verduras, pollo, frutas y algún tipo de leche maternizada, o leche de soya”, comentó la doctora Cano.

Ante eso, la nutricionista Ochoa explicó que la soya es importante porque no contiene sustancias que podrían afectar al organismo. "La soya está libre de colesterol y de ácido úrico que causan malestares digestivos. Además posee un 40 por ciento de proteínas y vitaminas B como la tiamina y riboflavina”.

Además, puede también ser consumido por los adultos para contribuir a un mejor estado de salud, tales como: normaliza la digestión y eliminar el estreñimiento; también ayuda a normalizar la absorción de la glucosa y a disminuir la absorción de otras grasas saturadas de colesterol a nivel intestinal; es útil para proteger al organismo del aumento de glucosa en la sangre. En comparación a la carne, la soya contiene menor cantidad y mejor calidad de grasa; el alto consumo de soya ayuda a prevenir la osteoporosis y disminuir los síntomas de la menopausia y algunos productos de soya como la carne y el aceite también son buenas fuentes de calcio, detalló Cano.

Asimismo la proteína de soya como parte de una dieta baja en grasa saturada y colesterol, reduce el riesgo de enfermedades cardiacas y es tan efectiva como las otras proteínas para producir saciedad y colaborar en la pérdida de peso. No contiene lactosa y posee minerales y vitaminas como fósforo y vitamina D que favorecen la salud ósea.

La soya se puede consumir en leche, en fresco, en postres,  queso de soya, una pasta con carne de soya, tortitas de carnes,  carne achorizada,  pastel de carne, en tacos.

 “Hoy en día la leche de soya, es una alternativa para quienes tienen alergias a la leche de origen animal, así mismo como reacciones a la lactosa, el control de peso y un corazón sano. Es conocida como uno de los súper alimentos, cuya fortaleza está en la cantidad de proteína que provee. La proteína de soya es singular por ser la única fuente completa de proteína vegetal ampliamente disponible. Se puede considerar la proteína el macronutriente más importante para seres humanos”, expresó la nutricionista Ochoa.

Los padres de Marlon incorporan en la dieta del niño leche y carne de soya porque el consumo de la misma ha sido una tradición familiar por los beneficios y referencia para la prevención de enfermedades cardiovasculares y digestivas.

Al respecto, la doctora Cano argumentó que “la soya ayuda a niños y adultos a satisfacer adecuadamente sus necesidades de proteína, pues es baja en grasa saturada, lactosa y en colesterol. El consumo de proteína de soya está asociado con un colesterol más bajo. Su capacidad para reducir el colesterol en plasma ha sido ampliamente estudiado y bien establecido. Efectos dietéticos de soya también pueden desempeñar un papel en la arterosclerosis y la presión arterial”.