•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hablar de neumonía implica referirnos a una de las enfermedades más agresivas que afecta particularmente a niños y a adultos mayores.

El neumólogo Jorge Alemán Zapata refiere que “definir neumonía implica comentar que hay un daño en el pulmón secundario a un proceso infeccioso que puede afectar a todas las personas, pero con mayor frecuencia en los extremos de la vida, niños y ancianos” 

Los cuadros de neumonía, según el especialista, se presentan debido a la multiplicación de gérmenes en el interior de los alvéolos, lo que provoca una reacción inflamatoria por la ocupación de los mismos y que puede visualizarse en una radiografía de tórax. 

“En la mayoría de ocasiones, la neumonía puede venir ante un proceso viral que no se logró controlar adecuadamente evolucionando a un proceso infeccioso. Existen otros eventos que pueden ocasionar neumonía, como las personas que tienen alguna afectación crónica pulmonar, trastorno de deglución por mala mecánica o reflujo, desnutrición o inmunocompromisos”, señala. 

Existe un tipo de neumonía llamada aspirativa, que se da cuando se inhala alimento, saliva, líquidos o vómito hacia los pulmones o las vías respiratorias que llevan a estos, en lugar de tragarse a través del esófago y el estómago.

Al referirse a esta, el doctor Alemán Zapata dijo que es una neumonía compleja y que su evolución es incierta en la mayoría de los casos y difícil para el abordaje del médico y los familiares.  

“Los pacientes que padecen neumonía por aspiración contienen gérmenes poco frecuentes debido a que son cuerpos externos al pulmón (alimentos y jugos gástricos), tienen una tos ineficaz, dificultando su evolución por la parte de rehabilitación pulmonar, ellos acumulan secreciones y predisponen a otros tipos de bacterias a que se pueda proliferar en el pulmón.

También pueden tener alteraciones nutricionales haciendo un alto consumo energético, atrofia y debilidad muscular, no ayudando al proceso de recuperación”, explicó. 

Lea: Neumonía causa en Nicaragua 138 muertes en lo que va de año

Ante este tipo de neumonía, lo recomendable es no alimentar a los bebés ni a los ancianos acostados, lo ideal es que estén sentados para que los alimentos, especialmente los líquidos, puedan llegar al estómago por el canal correspondiente y no sean desviados a los pulmones.

Al consultar al especialista acerca de por qué este padecimiento cobra tantas vidas, respondió que “en las últimas reuniones de la Sociedad de Neumología en Latinoamérica se ha observado que existen cada vez más serotipos de neumococo (94), que es el germen que ocasiona más neumonía en nuestro medio. De este germen solo 23 son prevenibles por la vacunación, pero actualmente se usan antibióticos inadecuadamente de forma ambulatoria, se observa cómo se automedican por presentar tos o gripe y esto ocasiona cada vez gérmenes más resistentes a los antibióticos”. 

En cuanto a si es posible la prevención, el doctor expone que el principal medio para prevenir es aplicar las vacunas en las edades de riesgo, menores de 5 años y mayores de 60, así como a personas con enfermedades asociadas que pueden predisponer a una neumonía. También señala como importante atenderse ante procesos virales, comer adecuadamente y evitar medios contaminantes ambientales. 

“Es ideal conocer la evolución de la neumonía, en cuadros leves se pueden manejar con evolución clínica, si el paciente persiste con mala evolución se deben hacer exámenes como biometría, algunos especiales de fase inflamatoria aguda, así también con el apoyo con radiografía, sin embargo, son apoyo para el médico y dependerá en qué momento se deban enviar”, apuntó. 

Recomendaciones

1 Cuidar la alimentación del paciente. Debe continuar alimentándose, así que si tiene dificultad para comer hay que llevarlo a evaluar. 

2 Vigilar que no aumente el cansancio. Se considera respiración agitada, es muy importante considerando que aumenta los requerimientos energéticos y el  paciente está teniendo dificultad para poder respirar. 

3 Observar el tiraje. Hace referencia al hundimiento del pecho o que se vea respiración con las costillas, el paciente trata de mantener reserva de oxígeno en sus pulmones y es debido a un bloqueo en el intercambio de oxigenación. 

4 Decaimiento y letargia. Si hay somnolencia el paciente es incapaz de poder alimentarse y su deterioro clínico debe ser atendido con urgencia.