•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una persona promedio con un tracto urinario sano excreta más de un millón de células de la sangre a través de la orina y las heces diariamente, expresa la gastroenteróloga Cristian Morales. Rastros nada alarmantes de sangre en las heces y la orina pueden aparecer una o muchas veces en la vida de una persona, lo importante de tal aparición, para no causarnos alarmas a nosotros mismos, irá en dependencia de la cantidad de sangre detectada, la frecuencia, si hay síntomas de por medio e incluso, considerar la edad.

Cuando el sangrado se hace más notorio, ya sea en las heces o en la orina, ello es indicativo de que se necesitará consultar a un experto para empezar a estudiar el caso a través de exámenes, los cuales buscarán determinar las causas y las implicaciones de tratarse de una patología benigna hasta algo más complejo y delicado como tumores. Para la gastroenteróloga, en este tema, la edad es un factor importante para diferenciar causas en ciertos casos, por ejemplo expone que en los niños la amebiasis o diarreas infeccionas pueden generar este sangramiento en las heces.

En los pacientes mayores a 50 años, la aparición de sangre en las heces muchas veces trae consigo patologías ocultas, es decir, no se ve a simple vista, por lo que puede tratarse de pólipos en el colon y tumores, indica la especialista. Por otro lado, quienes padecen de estreñimiento, también son propensos a sangrar, debido a que las heces son duras y estas lastiman y rompen las fisuras anales; y la sangre se manifiesta a través de manchas en el papel higiénico.

En las heces

La especialista explica que la presencia de sangre en las heces fecales pudiera deberse a una irritación al evacuar. También puede ser consecuencia de pujar muy fuerte, una úlcera o un tumor en los intestinos, hemorroides (vasos sanguíneos agrandados alrededor del ano), o un recuento bajo de plaquetas. Las señales a observar es verificar siempre si hay sangre en el papel sanitario, presencia de sangre en la ropa interior, franjas de sangre en las heces fecales, sangre de color rojo brillante procedente del recto, y heces fecales de color rojo oscuro o negro.

En la orina

En el caso de la orina, lo más común son las infecciones urinarias como la cistitis en mujeres y la hiperplasia prostática benigna (crecimiento de la próstata) en los hombres, estas causas podrían producir “hematuria”, conocido como sangre en la orina. Otras causas pueden ser las piedras en los riñones y cáncer de vejiga, en algunas mujeres con hemorragias uterinas disfuncionales, aunque también puede deberse a un recuento bajo de plaquetas. Las señales a las que hay que prestar atención es verificar si la orina es de color rojizo, rosado o del color del té, si hay sangre o coágulos en la orina, dolor o ardor al orinar. La hematuria es muy común en las mujeres; y en los hombres, la mayoría pertenecen al grupo de edad de 38 a 49 años.

¿Qué hacer?

Con el sangrado evidente puede haber sintomatología asociada, en el caso de las fisuras grandes y si hay dolor intenso en la defecación, esto puede convertirse en un círculo vicioso, ya que el paciente tendría miedo a la defecación y las heces se harían más duras. La diarrea con sangre ya es motivo de consulta al médico, sobretodo en niños porque amerita tratamiento antibiótico o antiparasitario.

Cuando existe sangramiento oculto en heces lo primero que se debe hacer es un examen de rutina asistido por un experto de la salud, debido a que lo ideal es consultar al gastroenterólogo y hacerse una colonoscopia, para descartar la presencia de pólipos o cáncer y de esta manera prevenir o dar una solución a tiempo. 

Importante

“La gravedad de estos sangramientos dependerá del estado general del paciente. En casos de hemorragias digestivas importantes, existen síntomas como mareos, palidez cutánea, boca seca y debilidad generalizada. Lo mismo aplicaría para una hematuria o sangrado en la orina importante”, comenta Morales. La doctora manifiesta que es recomendable para un buen tránsito digestivo dos vasos de agua al despertar y dos antes de consumir cualquier alimento, ya que después de 8 horas de ayuno se estimula al organismo a entrar en acción de una manera saludable, y a lo largo del día debemos consumir dos litros de agua.