•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los estándares de calidad de la Joint Commission International (JCI), satisfacen los parámetros internacionales más rigurosos. Ningún otro organismo acreditador en el área del cuidado de la salud tiene tantos conjuntos de estándares aprobados y respaldados por la Sociedad Internacional para la Calidad en el Cuidado de la Salud (ISQua, por sus siglas en inglés) como JCI. El Programa de Acreditación Internacional de ISQua “acredita a los acreditadores” y otorga reconocimiento mundial por la satisfacción de los estándares internacionales aprobados.

“Mejorar la atención. Empoderar el cambio”, es el lema que usa la Joint Commission International (JCI), la más prestigiosa acreditadora de hospitales a nivel internacional, para explicar los drásticos cambios que ha enfrentado el mundo en los últimos años, planteando desafíos urgentes en el cuidado de la salud.

“El mundo está cambiando, no obstante, la necesidad de asegurar la calidad y la seguridad de los pacientes continúa firme”, indican los dirigentes de JCI, en consonancia con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que también señala algunos de estos desarrollos trascendentales.  

“A medida que el mundo enfrenta nuevas crisis de salud, las organizaciones de cuidado de la salud deben estar preparadas para hacerles frente con prácticas coherentes implementadas por una fuerza de trabajo bien capacitada. Ante un proceso de cambios acelerados, lograr y mantener los más altos estándares de calidad y seguridad sigue siendo una prioridad esencial, para la que Joint Commission International (JCI) está lista con soluciones que dan resultados”, indican sus directivos.

Visión pionera

El Hospital Vivian Pellas (HVP), consciente de los retos que implica el cuidado de la atención de la salud de la población, tuvo desde sus inicios la visión de ser un factor de cambio en el país, elevando el estándar de salud privada en Nicaragua al más alto nivel internacional en profesionalismo médico, trato humano y seguridad del paciente. 

Con esa perspectiva el HVP decidió asumir el reto de verificar su gestión ante la más exigente acreditadora de hospitales, sometiéndose voluntariamente cada tres años a un proceso intenso de revisión, efectuado por evaluadores de la JCI, quienes revisan el cumplimiento de más de 1,300 elementos medibles contenidos en 320 estándares de calidad, lo que asegura que sus procesos están orientados a garantizar una mejora sostenible y continua de la calidad de la atención y seguridad del paciente.

La gestión de salud del HVP ha sido verificada y renovada tres veces con el sello de oro de la Joint Commission International (JCI) desde 2010 hasta la fecha.

Creando un cambio sostenible

Los consultores de JCI son una especie muy particular de profesionales con décadas de experiencia clínica y administrativa, junto con la vitalidad de compartir las mejores prácticas con nuevas generaciones de médicos y miembros del personal. 

Se destacan presentando soluciones “prácticas” y enseñando a equipos clínicos y administrativos de hospitales, cómo aplicar las herramientas de Seis Sigma para rediseñar procesos y minimizar posibles errores.

Los consultores de JCI, capacitados en técnicas de Robust Process Improvement (Mejoras de Procesos Robustos), comprenden cómo trabajar eficazmente con los líderes y el personal de los hospitales para lograr cambios duraderos.

Las credenciales de los asesores de la JCI son lo suficientemente sólidas para crear confianza en cientos de hospitales acreditados en todo el mundo. El equipo está compuesto por Másters en Administración de Empresas, médicos, enfermero/as y doctores en diferentes especialidades. 

Acreditación estándar de oro del líder mundial

El Vicepresidente de Acreditación, Estándares y Medición de la JCI, Paul Chang, considera que la acreditación de esta prestigiosa institución refleja verdaderamente la dinámica del cuidado de la salud en la actualidad. 

“Desafíos emergentes con respecto a infecciones relacionadas con el cuidado de la salud, la seguridad de los medicamentos y la tecnología, generaron un mayor escrutinio y estándares más rigurosos. Las organizaciones dependen de JCI para definir las mejores prácticas y los parámetros mundiales para el mejoramiento y obtener las herramientas que les ayudarán a lograr la calidad”, asegura Chang, quien es máster en administración de empresas, máster en salud pública, profesional certificado en calidad sanitaria y miembro de alto rango del Colegio de Ejecutivos en Centros de Salud de Estados Unidos.

Una historia de excelencia

La Joint Commission International se fundó en 1994 como una división de Joint Commission Resources, Inc. (JCR), una filial sin fines de lucro y totalmente controlada por The Joint Commission. 

En 2005 la OMS lanzó la Alianza Para la Seguridad del Paciente, estableciendo una alianza estratégica con la Joint Commission y la Joint Commission International (JCI), designando oficialmente a estas organizaciones para desempeñar conjuntamente la función de Centro Colaborador para promover mundialmente las Soluciones para la Seguridad del Paciente.

Este es un programa central de la OMS, que intenta asegurar que las intervenciones y medidas que hayan resuelto problemas relacionados con la seguridad del paciente en algún lugar del mundo se difundan ampliamente de manera accesible e inteligible para todos.

En los primeros 12 meses de establecido, este Centro Colaborador de la OMS reunió a más de 50 destacados líderes y expertos de todo el mundo en ese campo para identificar y adaptar las soluciones a diferentes necesidades. Se realizó un estudio sobre el terreno de las soluciones para reunir información de importantes entidades dedicadas a la seguridad del paciente, órganos de acreditación, ministerios de salud, organizaciones internacionales de profesionales de la salud y otros expertos.

“Estas soluciones ofrecen a los Estados Miembros de la OMS un nuevo e importante recurso para ayudar a sus hospitales a evitar muertes y lesiones prevenibles”, ha señalado Dennis S. O’Leary, M.D., Presidente Emérito de The Joint Commission. 

“Todos los países afrontan hoy tanto la oportunidad como el reto de traducir esas soluciones en acciones concretas que efectivamente salven vidas”, agregó O´Leary.

A través de la acreditación y certificación internacionales, servicios de asesoría, publicaciones y programas educativos, la JCI extiende la misión de The Joint Commission en todo el mundo ayudando a mejorar la calidad de la atención a los pacientes.

La JCI trabaja con organizaciones sanitarias internacionales, agencias de salud pública, ministerios de salud y otras entidades en más de 100 países.

En Centroamérica solamente cinco hospitales tienen la certificación del sello de oro de la JCI: En Panamá el Hospital Punta Pacífica y la Clínica Hospital San Fernando; en Costa Rica el Hospital CIMA y el Hospital Clínica Bíblica y en Nicaragua el Hospital Vivian Pellas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus