•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El turismo médico es un fenómeno de gran dinamismo y crecimiento a nivel mundial, con un importante auge en la última década. Mientras en años anteriores los nicaragüenses buscaban atención de calidad fuera del país, ahora son extranjeros los que buscan una atención de salud más personalizada, con la misma calidad médica y a menor precio.

Arlen Pérez, gerente de Mercadeo y Ventas del Hospital Vivian Pellas (HVP), explica que el desarrollo del turismo médico en Nicaragua se vio impulsado por la certificación de la Joint Commission International (JCI) obtenida por el HVP, gestión que ha sido verificada y renovada tres veces con el sello de oro de ese organismo acreditador desde 2010 hasta la fecha.

“Somos los pioneros en la industria hospitalaria del país en obtener una certificación internacional y seguimos siendo el único hospital que la tiene. Con esta certificación el Hospital Vivian Pellas se valida como un hospital seguro y una opción muy atractiva para pacientes informados que buscan una atención fuera de Estados Unidos, donde todas las personas conocen que la Joint Commission (JC) certifica hospitales, después de verificar que hay procesos con estándares de calidad internacional, que priorizan la seguridad del paciente y sus familiares”, señala la licenciada Pérez.Los pacientes que viajan exclusivamente para realizarse una cirugía en el HVP se sorprenden cuando llegan a Nicaragua porque no esperan encontrarse con un hospital de esta calidad con una atención personalizada.

Costos y beneficios

La funcionaria da a conocer que entre los procedimientos quirúrgicos más solicitados por extranjeros en el HVP está la cirugía bariátrica, considerando que la obesidad se ha incrementado particularmente en Estados Unidos y que este tipo de cirugía es una solución a esta problemática, considerada una epidemia del siglo XXI. En el HVP existe un programa integral que da seguimiento al paciente, desde que toma la decisión de cambiar su vida, hasta que es operado, inclusive un seguimiento médico y administrativo un año después de la cirugía.

Otras cirugías solicitadas, por pacientes que llegan también de Canadá y Centroamérica, son las ortopédicas, como implantes de rodilla o de cadera o la artroscopia de hombro, que son cirugías de alto costo en Norteamérica y muy accesibles en Nicaragua, incluyendo las mejores prótesis y la atención de cirujanos ortopedistas de mucha experiencia internacional y calidez humana. Las cirugías ginecológicas también son muy cotizadas, sobre todo para procedimientos de histerectomías o miomectomías, por las mismas razones de beneficios para el paciente en todos los sentidos, misma calidad a mejor precio.

La atención personalizada de los médicos expertos en estos procedimientos y su seguimiento a la recuperación de los pacientes, así como la atención profesional del staff administrativo a estos pacientes, son una ventaja competitiva que ha permitido el turismo médico desde diferentes ciudades de Estados Unidos, como Houston, Miami y Los Ángeles, así como de países centroamericanos.

“Aunque este tipo de cirugías están cubiertas por los seguros en Estados Unidos y Canadá, los tiempos de espera son altos, además, los porcentajes de los coaseguros exceden el total que pagarían si viajan para tener atención”, explica la licenciada Pérez.

Pacientes satisfechos

El Hospital Vivian Pellas atendió alrededor de 500 pacientes extranjeros en 2017, de los cuales 115 vinieron para una cirugía y el resto se realizaron procedimientos diversos como chequeos, así como algunos extranjeros de visita en el país que se atendieron por emergencias.

De acuerdo con información del HVP, los precios de estas atenciones son hasta tres veces menor que en Estados Unidos con resultados diagnósticos ciento por ciento aceptados en hospitales de ese país.

“Hemos tenido una tasa exitosa de pacientes internacionales satisfechos por los resultados clínicos, su recuperación y su mejoría. Esto es muy importante, ya que nos ha permitido ser reconocidos a nivel internacional como un hospital seguro, con estándares de los mejores hospitales de Estados Unidos. Los pacientes que viajan exclusivamente para realizarse una cirugía en el HVP se sorprenden cuando llegan a Nicaragua porque no esperan encontrarse con un hospital de esta calidad con una atención personalizada, más cálida y a precios mucho más accesibles. Esto nos ha permitido tener nuevos pacientes que vienen referidos por pacientes que ya hemos atendido”, asegura la licenciada Pérez.

El departamento de turismo médico del HVP

Cuando el Hospital Vivian Pellas fue certificado por segunda ocasión en 2013, ya estaba listo para echar a andar un sólido Departamento de Turismo Médico que apoya administrativamente el acercamiento entre el personal clínico y los pacientes que contactan a la institución en busca de atención.

“Generalmente nos llaman pacientes que viven en Estados Unidos, muchos con familiares o conocidos en Nicaragua, que solicitan información sobre los tipos de cirugías o procedimientos disponibles, costos y calidad, para tomar su decisión de venirse a nuestro hospital”, dice la licenciada Pérez.

El contacto del paciente con el Departamento de Turismo Médico se realiza por teléfono o correo para aclarar dudas con los médicos y se organizan videoconferencias para que tengan la primera consulta sin que el paciente viaje hasta Nicaragua.

“No solamente brindamos un precio, brindamos también un seguimiento para asegurarnos que tengan toda la información médica, con el fin de determinar si realmente necesitan la operación o no, porque nuestro objetivo es la seguridad del paciente y la solución a su necesidad médica”, expresa.

La promoción del servicio

El HVP enfoca en Estados Unidos la promoción de la atención de salud que brinda en Nicaragua, para lo que periódicamente desplaza a un equipo de médicos y de personal del Departamento de Turismo Médico hacia ese país, para que potenciales pacientes conozcan los servicios que se ofrecen.

“Los médicos ofrecen charlas a los pacientes interesados, que prácticamente son consultas gratuitas sobre las operaciones más demandadas como las cirugías bariátricas o cosméticas”, agrega la funcionaria.

Una vez realizado el contacto con el paciente, el equipo administrativo del HVP le realiza todo el trámite de su estadía hasta que regresa a su país de origen y le da seguimiento hasta un año después de su operación.

“También apoyamos a turistas que no hablan español con las traducciones, los trámites de seguros y les resolvemos urgencias de salud. Queremos que sientan que el área administrativa les está apoyando, porque si bien este departamento no salva vidas como el área clínica, sí le permite al paciente sentirse más seguro y en confianza con el hospital”, refiere la licenciada Pérez.

Inversionistas interesados en servicios

La licenciada Arlen Pérez, gerente de Mercadeo y Ventas del HVP, da a conocer que esta institución realiza tours mensuales solicitados por inversionistas que quieren conocer los servicios que presta el hospital.

“Los pacientes extranjeros nos dicen siempre que el Hospital Vivian Pellas es la única opción para el turista o el inversionista radicado en Nicaragua ante cualquier emergencia. También tenemos muchos organismos no gubernamentales que nos consultan nuestros planes de servicio para los voluntarios que envían, así que hemos establecido este tipo de alianzas con ellos”, señala la funcionaria.

“Nos escriben solicitando información de nuestro hospital, porque los turistas informados que viajan de forma inteligente siempre necesitan tener una opción de dónde ir si pasa algo con su salud”, agrega.