•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La fisiatría es una especialidad que se centra en un método personalizado de tratamiento para mejorar la calidad de vida de los pacientes y es uno de los pilares básicos de la terapéutica de la medicina para curar, prevenir y readaptar a los pacientes afectados por diferentes enfermedades.

Aunque es una especialidad relativamente joven, ha hecho significativas contribuciones a un cuidado médico cada vez más eficaz en la prevención de enfermedades incapacitantes y la disminución de las disfunciones y sus consecuencias, fortaleciéndose en el enfoque de tratar al individuo como un todo.

La doctora Esperanza Villarreal, jefa de la Clínica de Neuro-rehabilitación y Fisioterapia del Hospital Vivian Pellas (HVP), explica que esta especialidad no está destinada únicamente a pacientes que han sufrido traumas y son referidos por el ortopedista para su rehabilitación o para aquellos que han padecido un accidente cerebrovascular para el tratamiento o prevención de posibles secuelas.END

“La rehabilitación tiene una utilidad más amplia, no solamente se trata de hacer esquemas de ejercicios, sino que se busca darle una mejor calidad de vida al paciente y reinsertarlo a sus actividades cotidianas. Por esta razón el HVP está renovando la clínica, con el objetivo de abarcar más especialidades de forma más integral”, señala la especialista.

Además: Suben a 68 los fallecidos por neumonía en lo que va del año en Nicaragua

Visión integral de Neurociencias

La doctora Villarreal trabaja estrechamente con el Centro de Neurociencias del HVP, inaugurado hace un par de años con la participación de especialistas en neurología y neurocirugía de adultos y niños; neurología intervencionista vascular; siquiatría: neurosicología; neurofidiología; medicina de sueño; uro-radiología, entre otros.

“En el caso de personas mayores que comienzan a desarrollar demencia, por ejemplo, pueden verse beneficiadas con un programa combinado con técnicas de Neurosicología y ejercicios cognitivos de Fisiatría, diseñado para que sean más independientes y emocionalmente más seguras”, señala la especialista.

En el tratamiento a personas diabéticas con neuropatía periférica, que pierden el equilibrio o la sensibilidad, la doctora Villarreal indica que la rehabilitación brinda las herramientas para la estimulación de esos nervios afectados, mejorando la marcha de los pacientes.

“En realidad, nosotros vemos cómo la Fisiatría está involucrándose en áreas que hasta hace unos pocos años eran insospechadas, como la Oftalmología, pero hoy vemos su utilidad en el caso de una parálisis palpebral, que es la incapacidad de cerrar los ojos, nosotros podemos rehabilitarla con ejercicios especiales que se acompañan con el tratamiento indicado por el especialista que nos refiere al paciente, ya sea un neurólogo o un otorrinolaringólogo, depende de lo que haya causado esta afección”, explica.

La diversidad es tal, dice la doctora Villarreal, que incluso un infectólogo puede enviar a un paciente que ha tenido una crisis de herpes a un tratamiento fisiátrico en el caso que desarrolle una ciatalgia o una neuritis y también cuando un paciente sufre de una endocarditis bacteriana y necesita ejercicios especiales para recuperarse.

Un binomio tradicional

La Ortopedia y la Fisiatría han caminado de la mano por mucho tiempo, siendo la primera colaboración exitosa entre cirugía y rehabilitación, con resultados tan satisfactorios que dieron espacio a alianzas médicas más diversas. 

El doctor Dino Aguilar, jefe del Centro de Ortopedia del HVP, considera que ninguna cirugía ortopédica podría tener éxito sin el acompañamiento de la Fisiatría, ya que la rehabilitación cumple un rol complementario fundamental.

“Desde hace muchos años el Centro de Ortopedia, en conjunto con Fisioterapia del HVP, ha estado trabajando en protocolos de atención estandarizados con los que, por ejemplo, si se hace una prótesis de cadera, solamente se manda esa indicación y ya el fisiatra sabe que se va a hacer cada día de acuerdo con la guía establecida para la rehabilitación del paciente, hasta que vuelve a su estado funcional total en el menor tiempo posible”, explica el especialista en ortopedia y traumatología, quien trabaja de la mano con la doctora fisiatra María Clementina Caldera, en toda clase de padecimientos músculo-esquelético.

El doctor Aguilar explica que el papel del fisiatra en el tratamiento ortopédico es tan importante que interviene antes, durante y después de la atención al paciente, para lograr un mejor diagnóstico y decidir el tratamiento que mejor convenga.

Los jóvenes sufren más traumas

Los deportes de alto riesgo; la práctica de ejercicios, en particular caminatas o ciclismo por las calles o carreteras y los accidentes automovilísticos, son los factores que más exponen a los jóvenes a traumas diversos y es el sector poblacional más afectado por estas causas, señala el doctor Aguilar, quien da a conocer que el 80 por ciento de sus pacientes son jóvenes que sufren de algún tipo de lesión.

“Es común ver a personas en las calles caminando en el sentido en que vienen los vehículos, algo contraproducente porque no les permite ver si pueden atropellarlos. Lo aconsejable es correr o caminar en contrasentido para poder prever un accidente”, aconseja el doctor Aguilar.

Otro grupo afectado, aunque menor, son los ancianos que sufren caídas en sus domicilios por diversas razones y llegan con quebraduras de cadera o de mano.

El doctor Aguilar reitera que, para mantener huesos y músculos sanos, lo más adecuado es evitar el sobrepeso o la obesidad, con una alimentación balanceada y ejercicios adecuados a la capacidad de cada persona.

La Fisiatría se especializa

La Fisioterapia es una ciencia en crecimiento y expansión, con enormes beneficios y potencial, que va más allá de la rehabilitación. Estos son algunos de los campos que abarca:

Fisioterapia en Traumatología y Ortopedia: fracturas, esguinces, contracturas, tendinitis, recuperación posoperatoria, etc.

Fisioterapia del deporte: prevención y tratamiento de las lesiones deportivas.

Fisioterapia en reumatología: artritis reumatoide, desgaste articular (artrosis), fibromialgia, etc.

Fisioterapia neurológica: lesiones medulares, traumatismo craneoencefálico, esclerosis múltiple, hernias de disco, Parkinson, etc.

Fisioterapia pediátrica: trastornos del desarrollo sicomotor, parálisis cerebral infantil, que actualmente se denomina como EMOC (enfermedad motora de origen cerebral), espina bífida, etc.

Fisioterapia geriátrica o gerontológica: tratamiento integral del anciano, pérdidas de movilidad y funcionalidad del paciente anciano.

Fisioterapia respiratoria o en neumología: fibrosis quística, enfisema pulmonar, asma, etc.

Fisioterapia en urología-ginecología y obstetricia: preparación física de la mujer embarazada, reeducación posparto, etc.

Fisioterapia en cuidados paliativos y oncología: manejo del dolor, secuelas físicas de radioterapia y quimioterapia, etc.

Fisioterapia cardiovascular: recuperación posinfarto, edema linfático, etc.

Fisioestética, dermatología y cirugía plástica: quemaduras, cicatrización queloide, embellecimiento.

Fisioterapia en oftalmología y optometría: tratamiento de la musculatura propia de los ojos.

Fisioterapia en otorrinolaringología: algunos problemas de la voz, trastornos del equilibrio, etc.