•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el objetivo de reducir el aporte calórico de la dieta, muchas personas optan por los alimentos light que deben contener un 30% menos de calorías respecto a su versión original, sin embargo ¿realmente sirven para cuidar la dieta?

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios de España) ha analizado las versiones normales y light de diferentes productos para ayudarnos a resolver esta interrogante y saber si los alimentos light, realmente pueden ayudarnos a comer mejor y con menos calorías.

Los resultados muestran que en algunos alimentos la diferencia calórica entre un producto light y su versión normal es insignificante, por ejemplo:

 Además: Las profesiones que más engordan

Un yogur natural normal aporta 70 kcal, mientras que uno 0% grasa ofrece 50 kcal.

Una ración de mermelada normal tiene 50 kcal, mientras que su versión light aporta 37 kcal.

Una porción de galletas dulces normal aporta 190 kcal, mientras que la versión light o reducida en grasas o en azúcares, ofrece 174 kcal.

Una cucharada de salsa de tomate aporta 10 kcal, mientras que la misma cantidad de salsa de tomate light ofrece 8 kcal.

También se puede observar que en algunos productos, aun la versión light concentra muchas calorías, tal como es el caso de las galletas dulces o de los aperitivos, ya que por ejemplo una ración de papas fritas light tiene unas 144 kcal y aun así, en 40 gramos concentra cerca de 180 kcal.

 Cafeína, ¿buena o mala?

Analizando los datos antes dados, debemos tener en cuenta que los productos muy calóricos como es el caso de los aperitivos, los dulces o los cuerpos grasos, aun escogiendo la versión light deben consumirse con moderación, pues si bien podemos reducir un poco las calorías, concentrarán grasas, sodio y mucha energía en una ración de pequeño tamaño.

Además, muchas veces la diferencia calórica es insignificante y no merece la pena gastar más dinero por la versión light, como es el caso de los yogures, la salsa de tomate, las galletas dulces o la mermelada, pues en el caso de estos tres últimos, por tratarse de alimentos con azúcares simples y/o sodio en gran cantidad, siempre conviene consumirlos en cantidades moderadas.

Sí hay algunos alimentos light que realmente sirven para cuidar la línea, tales como la mantequilla light que tiene una gran diferencia calórica respecto al producto tradicional o la mayonesa. No obstante, en el caso de la mantequilla es importante no olvidar que aun en el producto light la mayor parte de las grasas no son de buena calidad.

 Alargar la vida de los alimentos frescos hasta la mesa

También en el caso de los refrescos, la reducción calórica es importante si escogemos la versión light, pero estos siguen conteniendo sustancias químicas que no son aconsejables en grandes cantidades si queremos cuidar la salud, por ello, debemos recordar que light no es sinónimo de saludable.

Entonces, además de mirar muy bien el aporte energético en un alimento light y compararlo con su versión tradicional para ver si realmente merece la pena, muchas veces tenemos que pensar que comer menos de la versión normal puede ser más rentable, pues los alimentos light, no siempre son la mejor opción para cuidar la dieta.