•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La esperanza de vida de las mujeres en Nicaragua es de 78.9 años, según el informe Salud en las Américas, publicado en 2017 por la OMS/OPS, situación que está cambiando las perspectivas de las mujeres mayores de 50 años en relación con esta etapa de su vida y la manera de abordar la menopausia como una oportunidad para enfrentar este último período de su ciclo vital, con autoestima, salud y productividad.

La menopausia sigue siendo uno de los grandes tabúes que, aún en pleno siglo XXI, siguen instalados en nuestra sociedad, señalan Charo Izquierdo y Laura Ruiz de Galarreta, autoras del libro “¿Soy yo, o es que aquí hace calor?”, una guía completa sobre cómo llevar esta etapa de la vida de la mujer y que analiza no solamente los estragos físicos que puede suponer el climaterio, sino el desdén con el que este período puede ser visto por la sociedad.

 Incrementan casos de cáncer de colon en jóvenes

Hay un discurso social que entroniza patrones fijos en cuanto a lo que debe sentir la mujer que transita por la menopausia, estableciendo el cliché de que en esa etapa la mujer es un ser deteriorado físicamente y vulnerable desde el punto de vista sicológico para enfrentar este último período de su ciclo vital.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se prevé que dentro de 30 años la población mundial de mujeres con 50 años de edad en adelante alcanzará los mil millones; es decir, esta cifra triplicará a la registrada en 1990, por lo que ha instado a la sociedad en su conjunto, y en particular a los gobiernos a activar programas de educación para que la mujer, con el apoyo de su familia y de su entorno, pueda preservar su salud física y emocional en esta etapa.

Fumar adelanta la menopausia

La doctora Greta Solís, del Hospital Vivian Pellas (HVP), máster en Climaterio y Menopausia, explica que la menopausia se refiere únicamente a la fecha de la última menstruación y el climaterio se refiere a las etapas de antes y después de ese momento que va entre los 40 y 65 años. “En esta etapa se vienen presentando cambios hormonales, inicialmente de forma imperceptible y se van acentuando hasta llegar a la menopausia en la que el 70 por ciento de las mujeres experimentan malestares”, explica la especialista.

 Reportan 5 mil casos diarios de enfermedades respiratorias

Aunque no se sabe con exactitud cuándo llegará la menopausia ni de qué factores depende que venga temprana o tardíamente, la doctora Solís indica que en Nicaragua es alrededor de los 50 años, mientras en Estados Unidos y los países nórdicos está por encima de esa edad.

“No hay un factor específico que diga por qué ni cuándo se produce la menopausia, porque no depende de si la mujer tuvo hijos o no, a qué edad le vino la primera menstruación o cuál ha sido la historia de las mujeres de su familia respecto a este período. Lo que sí podemos decir es que está científicamente demostrado que el hábito de fumar adelanta en dos a tres años la menopausia”, asegura.

Caídas mortales, el riesgo de la osteoporosis

La doctora Solís advierte que una de las principales complicaciones de la menopausia es la osteoporosis, que es una enfermedad generalizada del esqueleto provocada por la ausencia de estrógenos, lo que tiene como consecuencia la pérdida del calcio y la desmineralización de los huesos.

 OPS advierte consecuencias del consumo excesivo de sal

En esas condiciones, la mujer se fractura no solamente por una caída, sino por rupturas imperceptibles de las vértebras de la columna, lo que provoca en las pacientes fuertes dolores de espalda. Cuando hay fracturas vertebrales se puede observar que las señoras que tienen sifosis (una especie de joroba), es porque tienen una fractura vertebral por osteoporosis.

“En la osteoporosis las fracturas más frecuentes son la de muñeca, columna y cadera, siendo esta última la más seria, ya que el 30 por ciento de las mujeres que se fracturan la cadera van a morir después de un año de la caída, esas son las estadísticas”, advierte.

El examen de la vitamina D3

A pesar de la gravedad de esta condición, la osteoporosis se puede mejorar si se trata inmediatamente después de que ha sido detectada, con medicamentos específicos para este padecimiento. La doctora Solís señala que además de los bifosfonatos y otras alternativas, hay un moderno medicamento que se llama Anticuerpos Monoclonales, que se administra cada seis meses como inyección subcutánea.

Estos medicamentos deben administrarse en conjunto con calcio y vitamina D3. “Lo primero que se le indica a la paciente es una densitometría ósea para determinar su estado y luego lo que hacemos en el Hospital Vivian Pellas es un examen para determinar los niveles de deficiencia o insuficiencia de vitamina D3, porque cuando hay deficiencia de esa vitamina no hay tratamiento contra la osteoporosis que sea efectivo”, explica.

“Terrorismo contra las hormonas”

La doctora Solís considera que el manejo de la menopausia depende del tratamiento hormonal que la paciente acepta usar, porque hay muchos mitos sobre las consecuencias de usar hormonas que tienen su base en un estudio de 2001, que ha sido señalado de sesgado.

“Lo que sucede es que en 2001 se realizó un estudio a gran escala entre mujeres de 50 años que asociaba el uso de hormonas con el cáncer de mama y nosotros sabemos que con el solo hecho de tener 50 años, cualquier mujer eleva el riesgo de cáncer de mama en tres veces, independiente si toma o no toma hormonas. Como consecuencia de este estudio se descontinuó la terapia hormonal, a lo que yo le llamo terrorismo hormonal”, comenta esta especialista del HVP.

Para el año 2007 se dieron a conocer nuevas presentaciones de terapia hormonal, de otro tipo y con otras dosis, en forma de parche o gel, los que, según la doctora Solís, han demostrado no aumentar el cáncer de mama ni el riesgo de trombosis, que era otro problema.

“Hay, sin temor a equivocarme, un 70 por ciento de las mujeres con cáncer de mama que nunca han tomado una hormona. Eso de que las hormonas dan cáncer son un temor del pasado, lo que sucedió es que las mujeres estudiadas tenían sobrepeso, algunas eran fumadoras o tenían alto nivel de triglicéridos, porque en realidad el principal riesgo para el cáncer de mama es la obesidad. Ya lo dijo la OMS, que la mujer que no quiere tener cáncer de mama no debe aumentar de peso, ni fumar ni abusar del licor”, añade.

La ventana de oportunidades que se perdió

La doctora Solís indica que, debido a ese “terrorismo hormonal”, toda una generación de mujeres ha sufrido los estragos de la menopausia por desinformación respecto a los beneficios de las hormonas prescritas en el período adecuado y por miedo no han usado este tratamiento que las llevó a perder su ventana de oportunidades para tener una mejor calidad de vida, con la plenitud y bienestar que se debe tener después de cumplir los 50 años.

“Antes las mujeres llegaban al consultorio y decían que querían estar jóvenes y que querían tomar hormonas, eso hoy no es posible porque sabemos que hay un período para tomar hormonas que se llama “ventana de oportunidades”, que indica que la mujer solo puede tomar hormonas en la década de los 50 años, después de esa edad ya ningún médico estaría prescribiendo hormonas”, explica.

La especialista está convencida que con las hormonas solamente puede traer beneficios a la mujer, porque no va a sentir los padecimientos del climaterio y podrá seguir desarrollando su vida con normalidad, protegida de infartos, de trombosis, con la piel hidratada, sin sofocos y otras bondades.

Alternativas después de los 60

Las mujeres que empezaron a tomar hormonas a los 50 años pueden seguir tomándolas al llegar a los 60, mientras los beneficios no superen los riesgos, es decir, si los chequeos médicos le indican que no tiene ningún tipo de tumor, si no aumenta de peso, si no fuma, o si no tiene ningún otro factor de contraindicación.

Las mujeres que se perdieron la ventana de oportunidades porque ya tienen 60 años y nunca han usado hormonas, deben protegerse con hormonas vaginales, aunque no tengan vida sexual activa, ya que este tratamiento las protegerá de infecciones urinarias que pueden tener graves consecuencias para su salud.

“En el Hospital Vivian Pellas estamos preparados para atender a las mujeres en todas sus etapas, desde adolescentes hasta la menopausia, momento de su vida en que le ayudamos a afrontar toda la sintomatología propia del climaterio, con un enfoque integral, abordando cada uno de sus síntomas”, expresa la doctora Solís.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus