•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El doctor Russel L. Blaylock, profesor de neurocirugía en la Universidad de Medicina de Mississippi, publicó un libro en el que detallaba minuciosamente el daño causado por el consumo excesivo de ácido aspártico contenido en el aspartame. Blaylock hace uso de casi 500 referencias científicas para mostrar cómo el exceso de aminoácidos libres excitadores, como el ácido aspártico y el ácido glutámico (cerca del 99% de glutamato monosódico o MSG es ácido glutámico) en nuestro suministro alimentario está causando trastornos neurológicos crónicos graves y muchos otros síntomas agudos.

El aspartame y el glutamato actúan como neurotransmisores en el cerebro, facilitando la transmisión de información de neurona a neurona. Mucho aspartame o glutamato en el cerebro mata ciertas neuronas, permitiendo la afluencia de un exceso de calcio en las células. Esta afluencia desencadena cantidades excesivas de radicales libres, que matan las células. El daño de la célula neuronal que puede ser causado por el exceso de glutamato y aspartato es la razón por la que son conocidos como “excitotoxinas”. “Excitan” o estimulan las células neuronales hasta causarles la muerte.

El ácido aspártico es un aminoácido. Tomando su forma libre (no unida a proteínas), aumenta significativamente el nivel en el plasma sanguíneo de aspartato y glutamato. El exceso de aspartato y glutamato en el plasma sanguíneo poco después de ingerir aspartame o productos con ácido glutámico libre (precursor de glutamato) da lugar a un nivel elevado de esos neurotransmisores en ciertas áreas del cerebro.

La barrera hematoencefálica (BBB), que normalmente protege al cerebro del exceso de glutamato y aspartato, así como de toxinas, no se desarrolla por completo durante la infancia, no protege por completo todas las áreas del cerebro, se daña con numerosas enfermedades crónicas y agudas; y permite la filtración de exceso de glutamato y aspartato en el cerebro, incluso cuando está intacta.

El exceso de glutamato y aspartato poco a poco comienza a destruir las neuronas. La gran mayoría (75% o más) de las células neuronales en un área en particular del cerebro mueren antes de que se note cualquier síntoma clínico de una enfermedad crónica. 

El riesgo por excitotoxinas para los bebés, niños, mujeres embarazadas, personas de edad avanzada y personas con ciertos problemas de salud crónico es grande. Incluso la Federación de Sociedades Americanas de Biología Experimental (Faseb), recientemente señaló en una revisión que el ácido glutámico debería ser evitado por mujeres en edad fértil.

El ácido aspártico del aspartame tiene los mismos efectos nocivos en el cuerpo que el ácido glutámico aislado de su estado natural unido a una proteína, haciendo que se vuelva una neurotoxina en lugar de un aminoácido no esencial.

Algunos de los muchos expertos que han hablado sobre los daños causados por el aspartato y el glutamato incluyen a Adrienne Samuels, Ph.D., una sicóloga experimental especializada en diseño de investigación. Otro es Olney, un profesor en el departamento de siquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Washington, un neurocientífico e investigador y uno de los principales investigadores del mundo de las excitotoxinas.